En los últimos 30 años, el sector del envase y embalaje ha prometido dar con un envase que marcara los alimentos y las bebidas que contuvieran bacterias nocivas o contaminantes. Y pese a que se han hecho muchas pruebas, todavía no ha llegado al mercado.

Sin embargo, esto está a punto de cambiar.

Un equipo de investigadores de la Universidad McMaster de Hamilton, Ontario, espera facilitarles a los consumidores saber si un envase de carne o ensalada está contaminado con un patógeno como E. coli simplemente mirando un fino parche de plástico llamado Sentinel Wrap.

Esta banda de detección transparente, duradera y flexible tiene un lado cubierto con un chip de moléculas de ADN conocidas como DNAzymes. Si un patógeno entra en contacto con las DNAzymes, la banda se ilumina.

Después, los consumidores tendrán que utilizar una aplicación en un dispositivo móvil para «leer» la fluorescencia y ver si los alimentos que contiene el envase están estropeados.

Winsightgrocerybusiness.com cita a Carlos Filipe, profesor de la McMaster: «En esencia, la secuencia se ha diseñado para que, si hay presencia de bacterias, el ADN se rompa en un punto concreto».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here