Con la notificación dada por autoridades de Agrocalidad en días pasados, sobre el cierre de la feria de animales hasta el 04 de noviembre, muchos de los comerciantes, especialmente los comuneros, quienes comercializan pequeños animales como cuyes, conejos y gallinas, se encuentran preocupados, porque esta es una actividad que les permite sustentar los gastos de sus familias, más aún cuando se acerca el feriado de finados.
Al respecto José Farinango, presidente de la comunidad Mojanda Curubí, perteneciente a la parroquia urbana de San Luis, manifestó su preocupación ante esta medida, porque les perjudica a los campesinos que asisten a la feria, para poder vender sus animales. “Para nosotros la crianza de estos pequeños animales, es como una caja de ahorros que tenemos y cuando existe una emergencia se saca a intercambiar con la moneda, que sirve para adquirir nuevos productos del hogar”, asegura Farinango.
“La preocupación nuestra es que los técnicos de Agrocalidad, no han tomado en cuenta el impacto social que van a causar a las comunidades, porque esto deberían haber informado con anticipación. Sabemos que se acerca el día de los difuntos y es cuando se tiene esa costumbre de vender los animales que se tiene para festejar los finados, en este caso la preparación de la comida y hacer el pan”, mencionó.
Cumplimiento

Por su parte Germán Arias, comisario Municipal, indicó que lamentablemente se presentó esta resolución, que no permitió a los comerciantes realizar esta actividad el sábado pasado, en el nuevo Mercado de Animales. “Todo estaba debidamente planificado para que al día siguiente de la inauguración, se realice la feria en estas nuevas instalaciones, pero no se contó que a última hora se suspenda esta actividad por el brote de enfermedades de los animales. Ellos estaban socializados conocían los detalles como se iba a trabajar”, explicó Arias.

El Comisario Municipal, informó que se respetará la decisión de Agrocalidad, sin embargo se buscará la forma de como se les puede ayudar, a los vendedores de animales pequeños en estos dos fines de semana. “Cierto es que en estas fechas de finados, nuestros indígenas y abuelitos, se preparan para vender alguna gallina con el fin de comprar la harina para hacer el pan; pero lo único que pedimos a los comerciantes, es respetar donde junto a los Agentes municipales podamos ubicarles”, acotó el funcionario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here