Este recurso es utilizado muchas veces por personas que se encuentran saturados de trabajo y con problemas diarios. El dolor de sus pies es inaguantable. Cerca de 12 horas continuas trabajando, atendiendo a clientes y tratando de llegar a una meta de venta, muchas veces inalcanzable; así es el día a día de José Jarrín, un vendedor de electrodomésticos.

»Ya no podía más, hasta pensé en renunciar pero no podía hacerlo por mis obligaciones económicas», explica el padre de familia, de 39 años, quien buscó una salida en el cultivo de plantas. »Me invitaron a un taller de jardines y ahí descubrí el amor por los cactus». En sus días libres -dos entre semana- su esposa Roxana lo acompaña hasta los viveros a adquirir nuevas suculenta (cactus).

Además deben comprar maceteros e insumos para preparar la tierra. José espera continuar con esta actividad que alivia su estrés y lo ha ayudado a estar más cerca de la naturaleza. »El cultivar me transporta, me conecta con la tierra y me hace sentir una nueva persona». La psicóloga Blanca Zea está de acuerdo en que esta práctica botánica es un alivio al estrés.

«Antes solo se creía que los adultos mayores se inclinaban al cultivo de plantas, pero las personas jóvenes también lo hacen y lo describen con una salida a su rutina diaria». Zea cree que la jardinería ayuda a ese aspecto creativo que todos llevamos dentro. »Las plantas son seres vivos también y las personas se sienten relativamente bien cultivándolas y teniendo contacto con la naturaleza».

Una oportunidad económica Ser despedida de la empresa donde trabajaba fue su mejor regalo. Mónica Puentes descubrió que tenía arte en sus manos y lo puso en práctica una vez que la liquidaron del lugar donde se desempeñaba como ingeniera en Sistemas.

»Yo vivía estresada, resolviendo y dando la cara a los problemas de la empresa», dice la madre de familia. »Cuando me despidieron no sabía qué pasaría conmigo, pero fue lo mejor que me pudo haber pasado». Trabajar y crear llamativos terrarios ahora son parte de los talleres que dicta en su casa esta microempresaria, que también realiza diseños en jardines verticales. Foto: Miguel Castro / et Un encuentro con la naturaleza Al ingresar a la vivienda de esta experta en terrarios, se respira un aire diferente. Desde la entrada de su hogar existen plantas que te invitan a observarlas a detalles.

En su jardín -ubicado en la parte de trasera de su casa- existe todo tipo de suculentas, que son utilizadas muchas veces para elaborar todo tipo de arreglo que luego son ofertados en sus redes sociales. ¿Pero es tan fácil mantener plantas verdes, florecidas y coloridas? Según Francia de Sadum, profesora de decoración de plantas del Instituto Eurodiseño, las plantas deben estar en un ambiente adecuado en el que obtengan luz natural y suficiente agua. “Hay que recordar que las plantas se las debe sacar al exterior cada cierto tiempo porque no pueden permanecer solo dentro de la casa”, dice Rodríguez.

La educadora apoya el cultivo de plantas aromáticas dentro del hogar, especialmente en la cocina, donde pueden ser utilizadas para la preparación de las comidas. Ahora es cuestión de decidirse y dejar volar la imaginación con el cultivo de plantas, una actividad que la psicóloga Zea ve saludable, sobre todo para las personas de la tercera edad que viven solas y necesitan distracción. A continuación compartimos cómo deberían ser ubicadas las plantas dentro de una casa. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here