Las entidades de control aseguran que se vigilará de cerca el proceso que reciben leches y quesos.

Desde hace dos años los pequeños ganaderos de la provincia solicitan a las autoridades que se controle el uso de suero en las industrias lecheras de Cotopaxi, las que ya no buscan consumir su materia prima.

Fausto Chiquito, productor de la parroquia Mulaló explicó que el uso del suero ha hecho que los productores deban bajar su producto de 42 centavos a casi 30 y no tienen guanacias.

Según el ganadero hay 36 empresas que consumen el suero para la industrialización y esto provoca que se tenga gran perdida del producto, pues en la provincia se producen alrededor de 264. 591 litros de leche cruda por día y existen alrededor de 230. 504 vacas en alrededor de 30. 476 predios ganaderos.

Es por ello que los propietarios de las vacas aseguran que no se conformarán con controles sino que es necesario prohibir el uso de suero en las bebidas lácteas, “porque es un engaño para los consumidores”.

Según un comunicado del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) se conformó el Consejo Consultivo del Sector Lácteo, que entre sus miembros tiene a representantes de pequeños, medianos y grandes ganaderos.

El documento reza que el MAG asumió la competencia del tinturado del suero, por lo que todas las industrias que no hagan buenas prácticas de manufactura estarán impedidas de comercializar. “Defendemos la inocuidad y calidad de la leche que recibe el consumidor”.

Además el MAG ha determinado que solo las queserías que tengan la certificación de cumplir Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) podrán vender suero como materia prima. El suero es materia prima de productos farmacéuticos, alimentarios (bebidas lácteas), de higiene y cosméticos.

El control estará a cargo de Agrocalidad en las queserías, en los vehículos de transporte de leche y de suero y en las fábricas pasteurizadoras de leche.

Álex Chacón, coordinador provincial de la Agencia Regulación  y Control Fito Zoosanitario (Agrocalidad), comentó que la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) inspeccionará la leche pasteurizada en las perchas de los supermercados, para medir la cantidad de componentes que tiene el producto final y cuidar que no tenga suero.

Al respecto John Ramírez, productor, pidió a las entidades de control que no solo se vigile a las queserías sino también a las industrias, pues este es un problema que no solo afecta a los ganaderos de la provincia sino de todo el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here