Ya sean rojos, verdes, amarillos, cortos o alargados, los pimientos se cultivan en todo el mundo. Dependiendo del país, el producto se queda en el mercado nacional o se exporta en su mayor parte a países vecinos. En Europa, la oferta está cambiando. La temporada está acabando en el norte de Europa, mientras que los primeros envíos del sur del continente ya están en las tiendas. También en los Estados Unidos se está esperando el cambio de oferta. Dentro de unas semanas comenzará la cosecha en Arizona, donde se prevén mayores volúmenes.

 

Buen verano para los pimientos alemanes

A diferencia de muchas otras frutas y hortalizas, los pimientos han tenido un buen verano. Un productor alemán explica: «Evidentemente, ha hecho calor, pero como los pimientos se cultivan en invernaderos, apenas se han visto afectados. Podemos bloquear la luz solar y, gracias al riego, no dependemos de la lluvia». El número de horas de sol y las temperaturas han sido buenas para este productor y ha tenido muy pocos problemas de enfermedades. «Algunos pimientos tienen marcas provocadas por el sol, pero solo una parte insignificante de la producción». En estos momentos, los precios son bajos porque hay poca demanda.

Los pimientos alargados han visto crecer su cuota de mercado con respecto a los cortos y, en general, se tiende a preferir las hortalizas pequeñas. Las hortalizas de snack funcionan especialmente bien. «La proximidad es muy importante y los pimientos alargados locales funcionan bien frente a los importados de los Países Bajos, por ejemplo. Este tipo de pimientos tiene cada vez más demanda porque la mayoría de las variedades son más dulces».

Por otro lado, los pimientos de snack son nteresantes para los productores, pero en algunas partes de Alemania el mercado está saturado, por eso algunos productores han decidido no plantar estas variedades.

España: continúa aumentando la superficie de pimiento en Almería

La superficie plantada de pimiento continúa incrementándose en España, principalmente en Almería. «Se han plantado más pimientos que el año pasado y también un poco antes que en años anteriores», explica un exportador. «Yo creo que se debe principalmente porque el pasado invierno, los meses de diciembre, enero y febrero no fueron muy buenos, pero más tarde, en primavera (abril/mayo), los precios estuvieron por las nubes,  aunque en ese momento la cosecha estaba avanzada al 75%, porque nadie se arriesga con los trips y otros problemas en esa época, por eso, se empezó a plantar un poco antes», continúa el exportador. No obstante, al haber plantado antes, las plantas también sufrieron un poco. Septiembre fue muy caluroso, así que el primer cuajado se retrasó un poco en la zona de El Ejido y Roquetas de Mar. Según las estadísticas, la superficie de pimientos es mayor ahora que la de tomates. También la superficie de pimientos rojos tipo italiano y dulce y de pimientos Capia ha crecido. «El inicio de una nueva temporada siempre es emocionante, pero también impredecible», señala.

La temporada española de hortalizas de Almería, que comenzó en septiembre, está yendo muy bien de acuerdo con el exportado. «Los pimientos y los pepinos han tenido mucha demanda, al igual que las berenjenas». Como en los Países Bajos los cultivos han sufrido mucho por el calor, el sector en España pensaba que podrían tener un muy buen mes de otoño al finalizar antes los holandeses, sin embargo, todo acabó en decepción. «La fiesta duró dos semanas y media, y luego todo regresó a la normalidad. Yo sospecho que los Países Bajos bajaron los precios un poco para poder formar parte de los programas, por lo que España pudo entrar antes», afirma el exportador.

Benelux: crece la oferta del sur; oferta nacional suficiente hasta la semana 44

La temporada de productos belgas y holandeses está llegando poco a poco a su fin. La oferta del sur de Europa ya está muy avanzada. En algunos supermercados ya hay producto español, así que, a la hora de vender en el mercado alemán, es muy difícil obtener buenos precios por la fuerte competencia española. La calidad de los pimientos importados es buena, dependiendo del tiempo que transcurra entre la cosecha y su llegada a las tiendas. Las perspectivas para la producción española son halagüeñas. Ahora el tiempo es favorable, pero eso podría cambiar muy deprisa. Por ahora, no se prevén problemas.

La producción nacional está aún disponible. Ahora mismo el mercado es estable, después de un repunte de los precios a principios de septiembre. Para Royal ZON, el precio de los pimientos amarillos es el que más ha destacado hasta mediados de la semana 41, al situarse en torno a 1 euro. Los precios de los pimientos rojos y naranjas se mantienen por debajo de ese nivel. En las subastas afiliadas a la Federación de Cooperativas Hortícolas Belgas, los precios medios de los pimientos verdes han alcanzado su máximo en la semana 40, con 96 céntimos, mientras que los pimientos rojos han sido los más baratos, con 71 céntimos. Según un comerciante, los precios «no tienen nada de particular», pero «para esta época del año, las ventas aún están yendo bien».

A partir de la semana 44, tradicionalmente, hay menos producto nacional en el mercado. En general, «la temporada no ha sido fantástica» para los productos belgas y holandeses. El calor del verano ha provocado muchos descartes, por lo que ha habido una cantidad relativamente baja de productos de primera categoría. El peso del producto también ha tendido a la baja en verano, así que los pimientos más pesados son los que mejores precios han conseguido.

«Los pimientos necesitan un impulso en Bélgica»

El final de la cosecha de pimiento está a la vista; continuará dos o tres semanas más. La situación en el sector del pimiento no ha sido para nada ideal este año, ha habido altibajos durante toda la temporada. No ha sido mala todo el tiempo, pero el balance general no es positivo. Las empresas se han esforzado mucho por darles un impulso a los pimientos, por ejemplo envasándolos en diferentes formatos y apostando por los pimientos alargados y los pimientos picantes. Lograr innovar con los pimientos requiere de cierta experimentación.

Italia se enfrenta a competencia de los Países Bajos y España

Como ocurre con los tomates, los pimientos tienen demanda todo el año. Además de producto nacional, también hay importaciones de España y los Países Bajos. Estos países suministran principalmente pimientos cortos o tipo California, diferentes de las tradicionales variedades alargadas italianas (Lamuyo).

Durante la temporada de pimiento de la región de Caserta no se han registrado altibajos. Un productor dice que, «desde el inicio de la temporada, el mercado ha estado calmado y no ha habido grandes subidas de precio. No ha faltado producto, pese a que el comienzo de la temporada se retrasó una semana». Según los productores, el Lamuyo es el más buscado por los consumidores. «Nos centramos en el mercado nacional, pero al principio de la temporada también hubo una buena demanda de pimientos verdes de otros países».

Un mayorista del centro de Italia añade que los pimientos «prácticamente no han sufrido variaciones de precios». En verano, la producción italiana (categoría I) ha logrado 1-1,50 euros en el mercado mayorista. En invierno, el precio puede subir a 1,50-2 euros. Otro comerciante tiene una preferencia clara: «A mí no me gusta el producto holandés, es insípido. Los pimientos españoles son mejores que los holandeses». Si hay producto italiano disponible, este comerciante prefiere gastarse el dinero en los pimientos italianos. Los pimientos venecianos se venden por entre 1,30 y 1,50 euros por kilo.

Los productores de tomate de Arizona optan por los pimientos dulces

Un comerciante nos habla del cambio a los pimientos mexicanos. En la actualidad, la oferta de este país es menor de lo normal porque ha hecho un tiempo inusualmente malo. «Ha hecho mal tiempo en todo México y parece que así va a ser de momento», dice el comerciante. En el centro del país ha llovido mucho más de lo normal y hay más humedad, lo que provoca problemas de calidad.

La campaña de Arizona empieza de aquí a seis u ocho semanas. «He oído que muchos productores están plantando más pimientos este año», dice un comerciante. Son productores que han abandonado el saturado mercado del tomate Roma y están optando por los pimientos dulces o los pepinos. Al mismo tiempo, la demanda de pimientos es fuerte. No es de extrañar que el precio haya subido. «De media, es probable que los precios sean unos 2 dólares más altos», señala un comerciante. El precio fluctuó hace un mes por motivos sin explicación. Está previsto que el precio se mantenga estable próximamente. «Espero un buen mercado con una buena demanda», seña un comerciante. «Los precios se mantendrá estables en las seis próximas semanas, pero creo que cambiarán hacia finales de noviembre o principios de diciembre».

México: Los pimientos son un producto de exportación estratégico

Este país norteamericano es el tercer mayor exportador del mundo de pimientos y chiles. En consecuencia, estos productos están considerados como cultivos estratégicos para el Plan Agrícola Nacional 2017-2030 del ministerio. «La demanda internacional ha crecido en 20 países de América, Asia y Europa, y también en países donde México no tiene un tratado de libre comercio. Eso convierte a nuestro país en uno de los mayores competidores internacionales». Casi un tercio de la cosecha total se exporta y el país mantiene una posición sólida en países como los Estados Unidos, Canadá y Guatemala. En 2017, el país exportó 150.304 toneladas valoradas en 153,7 millones de dólares.

Australia se centra en el mercado nacional

Pese a que los pimientos se cultivan todo el año en Australia, es en los meses de verano cuando más producción hay. En la campaña 2016-17, se cosecharon 73.488 toneladas de pimientos, según datos de Hort Innovation. Ese volumen se vendió por 172,4 millones de dólares, lo cual supone un incremento del 24% en comparación con el año anterior. Casi todos los pimientos se quedan en el mercado nacional, tan solo se exportaron 346 toneladas. Así, las exportaciones registraron una caída del 28%. Por otro lado, las importaciones también disminuyen cada año.

China cultiva para la industria procesadora

Los pimientos no tienen mucho éxito entre los consumidores chinos, pero sí las variedades picantes. La mayoría de los pimientos frescos que se producen se destinan a la exportación a Europa y Norteamérica. Sin embargo, los costes de transporte son elevados porque la vida útil de estos productos no es muy larga, por lo que la mayoría de las empresas chinas procesan los pimientos antes de exportarlos o revenderlos. Para garantizar una vida útil más larga, muchos pimientos se deshidratan o encurten.

Además, en China muchos pimientos se convierten en polvo tras la cosecha y después se exportan a otros países o se venden en China. El pasado agosto llovió mucho en Shandong y se produjeron inundaciones, lo cual provocó muchos daños a los invernaderos de hortalizas de la zona. Las perspectivas son que estos daños estén totalmente subsanados para el próximo año. En Xinjiang, la cosecha de pimientos rojos acaba de finalizar y ya están en el mercado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here