Partiendo de que desde el punto de vista agrícola está integrada por un conjunto de plantas situación que disminuye los problemas causados por plagas y enfermedades; que desde el punto de vista alimenticio, permite que varas especies sean utilizadas como base importante de la alimentación de las comunidades; y que desde una visión social, la chakra es un espacio de convivencia, la Prefectura a través de su empresa Agroazuay, promueve esta práctica ancestral de producción.

La forma en que se combina lo que se siembra, hace que cada uno de los vegetales aporten algo diferente y nutritivo. Es decir al realizar un cultivo mixto, antes llamado chakra, se obtienen alimentos variados todo el año, garantizando la seguridad y soberanía alimentaria.

Surgen en las chakras los cashiles, que no son otra cosa que las hileras intercaladas de una gramínea o leguminosa dentro de un cultivo dominante, en este caso de maíz; entre sus finalidades está la diversificación de una manera ordenada, delimitando los espacios, formando “melgas”, que también sirven como camino para realizar labores de cultivo y cosecha.

El prefecto Paúl Carrasco explicó que este proyecto busca recuperar la siembra una práctica ancestral. Agroazuay viene trabajando con grupos de agricultores en Sevilla de Oro, Delegson, Jima, Quingeo y otros sectores, donde se ha entregado algunos kit de semillas y se realiza el acompañamiento técnico en la siembra.(AZD)-(I)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí