Productores de las parroquias: Purunuma, Changaimina, Nambacola y Sacapalca, del cantón Gonzanamá, recibieron semillas de mezclas forrajeras, sistemas de riego presurizados y motoguadañas, como medidas de mitigación y adaptación al cambio climático en fincas ganaderas, en el marco del Proyecto de Ganadería Climáticamente Inteligente.

Este proyecto es ejecutado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y Ministerio del Ambiente (MAE), con el apoyo técnico de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) como agencia implementadora y el financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), además de los Gobiernos Autónomos Descentralizados del cantón y las parroquias.

Eddie Pesántez, subsecretario de Producción Pecuaria del MAG, afirmó que es grato saber que los productores mejoran su calidad de producción. El proyecto Ganadería Climáticamente Inteligente está dando resultados positivos en la provincia de Loja, dijo.

John Preissing, representante de la FAO en Ecuador, manifestó que lo fundamental del proyecto es que debe ser productivo, pero “sobretodo sostenible y sustentable”. A la fecha se cuenta con la participación activa de 149 productores y 85 productoras.

Dionisio Betancourt, productor de la parroquia Purunuma, del cantón Gonzanamá, indicó que se dedica a la ganadería y la agricultura, actividades que han mejorado, porque ahora ya se cuenta con una buena alimentación para los animales lo que genera mejor producción de queso y leche.

“Las instituciones nos han apoyado de manera directa con un porcentaje y hemos sido los productores quienes hemos puesto la mano de obra no calificada, y algunos materiales. Estamos preparados para seguir mejorando nuestras fincas, los conocimientos los tenemos los productores, y debemos seguir trabajando día a día con esfuerzo y dedicación”, dijo Betancourt.

Lupe Jiménez, productora del cantón Gonzanamá, señaló que en las fincas aplica abonos orgánicos, denominados biol, que dan buenos resultados como se evidencia en su finca porque las vacas producen más leche.

“Tenemos que seguir trabajando de la mano con las instituciones, y todos los productores ser responsables de esta labor para salir adelante”, dijo Jiménez.

El proyecto tiene el propósito de revertir la degradación de la tierra, reducir los riesgos de desertificación en provincias vulnerables, mitigar la emisión de gases de efecto invernadero en el sector ganadero de Ecuador, así como incrementar y mejorar la provisión de bienes y servicios de la producción ganadera de forma sostenible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí