El turismo en las ocho parroquias rurales de la administración zonal La Delicia se ha fortalecido en los últimos cuatro años. Esto, gracias  al apoyo de la Agencia de Desarrollo Económico y otras entidades municipales, que han apoyado la conformación cerca de 60 emprendimientos de este tipo.

Patricia Sisa, directora de gestión participativa subrogante, afirma que los proyectos nacieron tras los cursos realizados con la Secretaría del Ambiente, ConQuito y Quito Turismo.

Cuando las comunidades presentan una propuesta turística, los técnicos de las entidades participantes realizan una inspección. “Ahí, nosotros los apoyamos con las adecuaciones de los espacios y les enseñamos temas como atención al cliente”, señala Sisa.

Hasta el momento, 3.079 personas se han preparado en temas de manipulación de alimentos, relaciones humanas, inteligencia emocional, marketing, comunicación asertiva y otros temas ligados al desarrollo turístico.

Se estima que en cada parroquia del noroccidente hay 50 beneficiarios directos de estos programas.Turismo y cuidado 
Una de las prioridades para apoyar a los emprendedores es que promuevan el cuidado ambiental de las zonas en las que viven. “Buscamos que la gente palpe la ruralidad sin explotar la naturaleza, ya que el noroccidente es un sector que se caracteriza por los bosques”.

Sisa hace hincapié en lo realizado por la gente de Yunguilla (Calacalí), donde antes se talaban los bosques para hacer carbón y comercializarlo junto con la madera. Ahora, esta población se dedica a la conservación de los bosques y a dinamizar su economía por medio del turismo comunitario. “Es un cambio de mentalidad que beneficia al planeta”, destaca Sisa.
Este proyecto en específico ha logrado que entre 2017 y 2018 Yunguilla reciba cerca de 9.000 turistas nacionales y extranjeros.

Otro ejemplo es la cascada ‘La Piragua’, en Nanegal, que, hace cuatro años era únicamente visitada por los habitantes de la zona (20 a 30 personas). Actualmente, llegan hasta 500 visitantes en un fin de semana. “Con estos proyectos hemos despuntado el tema turístico”, acota Sisa, quien dice que el desafío es que la gente de Quito llegue a estos lugares. Ya que están cerca y son una opción para aprender sobre diversidad natural y cultural.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí