En la provincia de Manabí se han sembrado cultivos de maracuyá orgánica certificada que estarán destinados a la exportación, ayudando así a los productores a encontrar una salida tras verse afectados por el terremoto que golpeó esta zona del país en abril del año 2016. Se ha sembrado una variedad silvestre, originaria de Ecuador, muy sabrosa y más resistente a plagas e inclemencias de todo tipo.

Esta labor es una iniciativa de la empresa Tierra Orgánica, que brinda asesoría técnica, certificación orgánica y producción de plantas para la siembra de cada productor. La educación en tecnología y manejo orgánico, junto con la compra de la producción, son un valor agregado de esta empresa hacia sus agricultores. La propuesta de valor para sus clientes es saber a la perfección qué tipo de fruta les ofrecen, ya que controlan todo el proceso de producción: desde la elección de la semilla, la plantación y el cultivo hasta la cosecha y venta. Paul Riera, cofundador de Tierra Orgánica, asegura: “Cuidamos el cultivo de los productores como si fuera nuestro, ya que nuestro interés principal es promover la producción orgánica de maracuyá y frutas en Ecuador”.

Por el momento, se está cultivando un tipo de maracuyá originaria de Ecuador que, además de tener un sabor excepcional y mayor cantidad de pulpa, es más resistente a plagas y soporta mejor el trajín de la exportación. Su propuesta de maracuyá y frutas orgánicas certificadas busca cubrir una oferta creciente en el mundo.

Para la exportación, que tiene previsto comenzar la próxima temporada, Tierra Orgánica está realizando un estudio de mercado en Alemania. Actualmente está a la espera de su certificado orgánico y en proceso de certificación Global GAP. También están interesados en exportar a Holanda y Bélgica, pero por el momento consideran que el mercado alemán es un nicho más grande para los productos orgánicos. “Nuestra idea es exportar fruta fresca, sobre todo maracuyá, que tiene una buena aceptación en estos países, a los que queremos realizar los envíos por vía aérea o marítima”.

A pesar de que existen algunos proyectos de este tipo, Tierra Orgánica es el primero que está consiguiendo resultados positivos. Su propuesta de valor basada en beneficiar a los agricultores y cuidar los cultivos como si fueran propios lleva a que la eficiencia de producción del metro cuadrado sea mucho mayor. Dicho factor, junto al pago de precios justos, permitirá que los agricultores puedan mejorar sus condiciones de vida y evitar problemas tan grandes como la migración a las grandes ciudades.

“Buscamos tener una productividad alta basada en la diversificación de los cultivos, evitando el monocultivo y de este modo beneficiar el cuidado del suelo. Nuestra producción es solamente orgánica, a pesar de que en Ecuador no es fácil debido al clima, pero con nuestra asesoría técnica personalizada y el manejo de tecnología damos una rápida respuesta a los agricultores con cualquier duda o problema que se les pueda presentar”.

En cuanto a las expectativas a futuro, Riera ha querido hacer énfasis en que son “una empresa joven, ya que disponemos de cultivos de tres meses además de un vivero de un año que está dando muy buenos resultados. Esperamos empezar a cosechar a partir de abril. Hemos pasado varias auditorías para obtener la certificación orgánica y hemos empezado el proceso de certificación Global GAP. Este valor agregado consideramos que puede ser muy beneficioso para la exportación de nuestros productos. Estamos en el proceso de producir y exportar frutas tropicales orgánicas ecuatorianas de la mejor calidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí