Se trata de un dispositivo portátil autónomo para realizar pruebas no destructivas de dureza para arándanos, cerezas, kiwis y otros productos. Lo han llamado FruitFirm y permite controlar la dureza en toda la cadena de suministro. Según sus creadores la herramienta es robusta y fácil de usar, es una tecnología desarrollada en Nueva Zelanda por el labotarorio Plant & Food Research como herramienta de investigación.

Dicho instrumento satisface la necesidad de un dispositivo de control de calidad capaz de cuantificar la dureza de forma rápida y sencilla, de forma no destructiva. Funciona midiendo la desaceleración de una pequeña punta que golpea la superficie de una fruta de manera no penetrante.

La empresa encargada de su distribución es TR Turoni, especializada en instrumentos para frutas y hortalizas, que además llevarán la novedad a la próxima Fruit Logistica a realizarse en la ciudad de Berlín, Alemania.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí