Las hormigas, los gatos y las plantas de mora están entre las más agresivas, según el Plan de Manejo de Especies Invasoras publicado recientemente por el Ministerio del Ambiente del Ecuador.

Hay invertebrados que ya afectan los ecosistemas

Entre los invertebrados introducidos que más amenazan el equilibrio natural de Galápagos están tres especies de hormiga, el caracol africano, dos especies de avispa y la mosca philornis.

Esta última es una de las más dañinas porque afecta a 22 especies de aves terrestres y a una marina. El plan para erradicar la mosca se desarrolla desde hace 8 años. “Estamos diseñando la estrategia que permita evitar la afectación. Esta mosca pone los huevos en los nidos y a lo que salen las larvas, estas ingresan por las fosas nasales de las aves y se alimentan de la sangre, al ser pequeñas las matan. Se han encontrado en el interior de un ave muerta entre 30 y 40 larvas de moscas”, dice Danny Rueda, director de ecosistemas del Parque Nacional Galápagos.

De seguir podría llevar a la extinción, en el corto y mediano plazo, a algunas especies de aves terrestres, admite el especialista. “Es la principal amenaza en invertebrados por lo que estamos poniendo esfuerzo científico y económico para encontrar una solución”, indica.

A este peligro se suma el posible ingreso de patógenos. Desde el punto de vista de conservación, el virus del Oeste del Nilo, la rabia y el distemper canino (moquillo) son enfermedades que pudieran ocasionar el colapso de las especies endémicas o nativas, explica Rueda. Desde la salud humana también hay una alerta, ya que las islas aún no registran ciertas enfermedades ocasionadas por patógenos que no están en el archipiélago.

El Plan de Manejo de Especies Invasoras 2019-2029 “no es solo para cuidar plantas y animales, que son importantes para los ecosistemas de Galápagos”, dice Rueda, “sino para precautelar la salud de la población de los civiles”.

El experto señala que el estudio también contempla la toma de medidas para evitar, en lo que sea posible, el ingreso de patógenos, bacterias o virus que no solo afectarían a la biodiversidad del archipiélago. “Hablamos de patógenos que producen enfermedades a personas como la fiebre amarilla, diferentes tipos que también pueden afectar a los mamíferos. Está el cólera, enfermedades que en algún momento se han registrado, pero fueron erradicadas de Galápagos. La rabia nunca ha ingresado, pero lo podría hacer”, reconoce.

Una de las mayores preocupaciones es evitar el ingreso del virus del Nilo, que ha afectado a cientos de poblaciones de avifauna en el mundo. Esta enfermedad se transmite a través de mosquitos y también afecta a los humanos.

Al ser un animal no especialista, es decir, tiene una dieta variada, el gato ocupa el primer lugar en el mundo entre las especies más agresivas, explica Rueda: “Dentro de su dieta puede tener más de 25 o 30 especies que consume”.

Actualmente no está permitido el ingreso de animales vivos a las islas. Sin embargo, antes de estos controles, hace 200 años, los primeros balleneros y bucaneros llegaron con todo tipo de animales.

Una especie fue el gato que con el tiempo, cierta población se volvió asilvestrada y feral. Estos afectan a especies de aves como los pinzones o de reptiles como las lagartijas y culebras. “Si llegan a zonas de anidación de tortugas podría consumir neonatos de quelonios, de iguanas terrestres y marinas. Consumen iguanas recién eclosionadas en las playas”, dice.

Según Rueda, se está estudiando “un método no tan agresivo que sea efectivo para lograr la erradicación”. En Floreana, por ejemplo, luego de un proceso de socialización que duró varios años, se acordó, con la ONG Island Conservation, la esterilización de casi el 100% de los gatos domésticos. Las cirugías son gratuitas y ejecutadas por la Agencia de Bioseguridad de Galápagos. Una vez que son esterilizados, a los animales se les coloca un chip y se emite un carnet donde está la información del dueño de la mascota.

En las campañas de esterilización anteriores se han registrado 1.845 gatos domésticos.

“Para los felinos ferales de la isla (Floreana) se realizan pruebas en campo para la aplicación del primer plan para la erradicación de gatos. Se trabaja con un cebo letal que es específico para esa especie. En el momento que ya tengamos la metodología lista lo vamos a informar ya que estamos estudiando la dinámica poblacional de esta especie que se volvió feral, pero estamos trabajando en el tema”, indica Rueda.

Actualmente no se cuenta con información sobre cuál es la población de gatos ferales en Galápagos, ya que hay muy pocos monitoreos de la especie, pero el PNG espera levantar esta estadística para finales de este año.

Se investiga el control biológico de la mora

Si bien en Galápagos se han registrado 1.579 especies introducidas, de estas 25 están categorizadas como invasoras porque se han establecido en ecosistemas o hábitats naturales o seminaturales y causan daño al alterarlos y perjudicar la reproducción de las especies emblemáticas. El plan de Manejo de Especies Invasoras 2019-2029 se centra en esas especies que incluye flora como la mora.

Rueda dice que “al estar distribuida en varias islas y en mucha superficie, el control tradicional manual, químico y físico tiene resultados positivos, pero en áreas pequeñas como sitios de anidación o zonas de alto valor ecológico”.

Por ello desde hace tres años se estudian nuevas estrategias para la erradicación, como “el control biológico de la mora a través de un patógeno que afecte directamente a esta especie. Necesitamos siete años más para culminar el proceso de investigación”, añade.

Estimaciones indican que hay entre ocho mil y nueve mil hectáreas de mora en todas las islas, una superficie considerable, dice Rueda

Además de la mora, la guayaba, la cedrela y la cascarilla son las plantas invasoras más agresivas que están en las islas, según el plan aprobado.

Como parte del control hay un régimen de ingreso de productos restringido que incluye listados categorizados de vegetales que pueden ingresar y los que no, que es manejado por la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena para Galápagos.

El plan indica que la Estación Científica Charles Darwin cuenta con un sistema digital actualizado, donde se encuentran recopiladas todas las especies nativas, endémicas, introducidas e invasoras registradas hasta la fecha en el archipiélago.

El documento señala que se espera contar con la nueva versión actualizada para mediados del 2019.

La mayoría de las especies invasoras detectadas hasta la fecha cuentan en la actualidad con planes de monitoreo y control. El plan indica que “si bien el turismo o la migración no son los vectores principales de ingreso de las especies invasoras, sí lo es la carga que ambos demandan. Las especies invasoras afectan a la capacidad productiva de las zonas agrícolas y a la conservación de los ecosistemas objeto de conservación”, añade.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí