Desde hace varios meses los comerciantes de carne, propietarios de frigoríficos y tercenas sienten malestar debido al costo de comercialización de las reses en pie.

Según los carniceros la preocupación se evidencia cuando al comercializar la carne faenada deben vender a un precio que se ha establecido a nivel provincial, a pesar de que ellos adquieren los animales a un precio elevado.

Molestia

“Nosotros no podemos subir, ya que aparte de que no venderíamos, estaríamos cayendo en un problema con las entidades de control”, aseguró Norma Jaque, quien tiene un frigorífico en el norte de la ciudad.

Según la comerciante hay ocasiones en que un animal para la venta sale hasta en 1,80 dólares la libra, pero luego gastan en el transporte, el faenamiento y más egresos que superan los dos dólares, pero a la hora de vender deben hacerlo a los mismos dos dólares, debido a que es un precio establecido desde hace varios años.

Con ello concuerda Silvia Andagana, quien tiene un frigorífico en uno de los mercados de la ciudad, donde asegura que la competencia es grande y no se puede elevar el costo de la libra de carne, así es que deben mantener el precio a pesar de que el valor del animal en pie se eleve.

Reducción

Enero y febrero no han dejado rentabilidades buenas para el sector cárnico, sobre todo el artesanal, esto debido a que según los ganaderos es una temporada donde el costo de los animales se eleva.

Carlos Ortiz, quien se dedica a la venta de ganado en pie, aceptó que ha existido una reducción en la cantidad de los animales, situación que la atribuye a distintos factores como el tiempo, ya que en estos últimos meses hay la presencia de lluvia, por lo que los ganaderos y pequeños productores no venden sus animales y al no existir mucha oferta los costos se elevan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí