Un artículo científico publicado, el pasado 18 de abril, en la revista Ecology de la Sociedad Ecológica de América sostiene que las tortugas gigantes de Galápagos, especie icónica del Archipiélago, han comenzado a migrar de forma impredecible debido a las actuales consecuencias del cambio climático.

Estos quelonios, también llamados los jardineros de las islas, son criaturas de hábito. En la estación seca y fresca, en las tierras altas de las laderas de los volcanes crece vegetación a pesar de la falta de lluvia. En las áreas más bajas, sin embargo, la hierba no está disponible durante todo el año.

Los especímenes adultos pasan así la temporada seca en las regiones más altas y regresan a las zonas más bajas y relativamente más cálidas donde hay una vegetación abundante y nutritiva cuando comienza la temporada de lluvias.

A menudo toman las mismas rutas de migración durante muchos años para encontrar la calidad y las temperaturas óptimas de los alimentos. El momento de esta migración es esencial para mantener sus niveles de energía altos, pero el cambio climático podría interrumpir la capacidad de una tortuga para migrar en el momento adecuado, refier el artículo.

Para la investigación los científicos utilizaron tecnología GPS para rastrear el tiempo y los patrones de migración de las quelonios a lo largo de varios años en las islas.

«Teníamos tres objetivos principales en el estudio. Uno fue determinar si las tortugas ajustan su tiempo de migración a las condiciones ambientales actuales . Dos, en caso afirmativo, ¿qué pistas usan para ajustar el tiempo y, tres, cuáles son las consecuencias energéticas de la falta de tiempo de migración para las tortugas?«, dice Guillaume Bastille-Rousseau, autor principal del artículo.

Los investigadores esperaban que las migraciones fueran cronometradas con las condiciones actuales de alimentos y temperatura debido a que muchas otras especies migratorias operan de esa manera.

Bastille-Rousseau dice que «muchos animales, como los ungulados, pueden rastrear las condiciones ambientales actuales y migrar en consecuencia, lo que los investigadores en algún momento llaman surfear la ola verde».

Contrariamente a las expectativas de los investigadores la migración de las tortugas está débilmente asociada con las condiciones actuales como la niebla, la lluvia y la temperatura.

Es decir, si el clima se vuelve inusualmente árido, parece que las tortugas no tienen en cuenta esa variación cuando deciden que es hora de migrar.

Según el artículo científico no estaría claro actualmente si están basando sus decisiones de migración en recuerdos de condiciones pasadas o si simplemente están evaluando incorrectamente las condiciones locales actuales.

Los especialistas están sorprendidos por la falta de coincidencia: «el momento de la migración de la tortuga fluctuó mucho entre los años, a menudo por más de dos meses. Esto indica que la migración de las tortugas no solo se debe a oportunidades de forrajeo (comportamiento que ayuda a predecir cómo se comporta un animal cuando busca comida)», dice Bastille-Rousseau.

Sin embargo, la variación del clima actualmente no ha generado un impacto crítico en la salud de las tortugas debido a su larga expectativa de vida (más de 100 años) y su gran tamaño corporal.

«El mal momento de la migración tiene menores consecuencias para las tortugas gigantes en comparación con los animales pequeños y de corta duración. Las tortugas gigantes pueden pasar hasta un año sin comer y sobrevivir, mientras que otras especies migratorias deben comer más regularmente«, señala la investigación.

El rol que juegan las tortugas gigantes es muy importante ya que son los responsables de la dispersión de semillas a larga distancia, y su migración es clave para la supervivencia de muchas especies de árboles y plantas.

Todavía no está claro cómo la variación de la migración de los quelonios afectará al resto del ecosistema en Galápagos debido a que las tortugas no parecen estar siguiendo la variación anual en las condiciones ambientales,es muy posible que la erradicación de la migración siga aumentando en el futuro, alertan los expertos.

«La migración puede no ser una estrategia óptima para las tortugas en el futuro. Puede haber una reducción en el número de tortugas que realizan estos movimientos de larga distancia. Esto probablemente traería consecuencias en cascada para todo el ecosistema«, dice Bastille-Rousseau.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí