Foro internet / Redacción: Marlene Bernal

La Unidad de Almacenamiento Nacional, comenzó el proceso de pago de deuda a los arroceros el pasado 12 de abril y aseguran que cancelarán el total de la deuda de manera progresiva.

La presente cosecha de arroz arrastra viejos fantasmas en Ecuador, entre ellos los altos costos de producción, el bajo rendimiento en semillas en comparación con países vecinos, el descenso en los precios para la venta, y el más reciente; la perdida de unas 20.000 hectáreas de cultivos en todo el país debido a las recientes inundaciones, según Juan Pablo Zúñiga presidente de Corpcom.

Con todo esto, el sector arrocero ecuatoriano continúa produciendo, aunque en ocasiones para los pequeños y medianos productores se generen más pérdidas que ganancias, por lo menos así lo manifiesta Washington Núñez, Presidente de la Corporación Nacional de Arroceros del Ecuador (Corpnoarroz), quien en entrevista a EL PRODUCTOR.COM manifestó que la cosecha del grano comenzó hace una semana y la paca de 220 libras que se estaba vendiendo en $30 aproximadamente, según denuncia el vocero ha ido a la baja, actualmente se encuentra en $26 y augura que puede continuar en picada.

Núñez argumenta que hay mucha perdida para los productores con esta cosecha, pues además de los precios, el vocero indica que las recientes inundaciones se llevaron un 40% de los cultivos de arroz en todo el país. Solamente en la provincia de Los Ríos, indica el dirigente, se perdieron unas 6.000 hectáreas, lo que representa aproximadamente un 10% de la siembra en dicha zona, en una cosecha que está prevista culmine entre el 15 y 20 de mayo.

La deuda de la UNA sería otros de los factores que preocupa al sector arrocero ecuatoriano, dicha deuda asciende al millón de dólares, indica el arrocero y esperan su pago desde hace más de 6 meses “hay muchos agricultores que no han sembrado por la falta de pagos de la UNA, teniendo sus recursos están en mora con la banca privada y con Banecuador en este caso, y la UNA no nos paga ningún interés por la plata que nos deben” señala Núñez quien además agrega que las tasas de intereses de los diferentes préstamos solicitados van desde el 11% hasta un 20% anual.

En este sentido, según información suministrada por la Unidad Nacional de Almacenamiento (UNA), este organismo se encuentra realizando gestiones financieras importantes para que se cumplan las obligaciones con los pequeños agricultores. Por eso, desde el pasado 12 de abril se dio inicio al pago; y según informan se hará de manera progresiva, de acuerdo a la antigüedad de las facturas.

La UNA que cuenta con nueva administración, ahora en manos de María Eugenia Martínez desde hace algunas semanas, ha asegurado que las deudas que la empresa posee con los agricultores desde noviembre de 2018 serán canceladas en su totalidad, por lo que en la información suministrada a EL PRODUCTOR.COM insisten en que son un ente que depende de la venta de sus productos y servicios para financiarse, por tal motivo, se están realizando acciones como la alianza con el Ministerio de Agricultura para la venta de insumos agrícolas para la creación de kits para los agricultores del país.

Sobre la capacidad de almacenamiento para la nueva cosecha de invierno, el organismo destaca que poseen 51.000 toneladas, sumados a las 45.000 ton de silos bolsa listas con equipos e insumos necesarios. Indican además que todos los equipos de laboratorio y de pesaje de las plantas de la UNA EP han sido calibrados y certificados en miras a la nueva cosecha de invierno y de igual manera, las plantas se encuentran en un proceso de evaluación y repotenciación para dar inicio a la recepción de arroz y maíz.

Sobre los excedentes arroceros, manifiestan que, a pesar de no ser una entidad exportadora, han comercializado con piladoras industriales que tienen los registros fitosanitarios pertinentes y aprobados para exportación, quienes están legalmente autorizados por el ministerio de Agricultura.

Pero otro factor importante que abruma a los productores arroceros, es el costo de producción por hectárea que actualmente se encuentra alrededor de los $1.800, esto aunado al referente de venta por paca que se ubica en $30, significa un problema a la hora de sacar los excedentes a otros países, explica Juan Pablo Zúñiga presidente de la Corporación de Industriales Arroceros (Corpcom) ya que los precios que presenta Ecuador se encuentran entre los más altos.

En este sentido, indica el representante que los industriales no son ajenos a la crisis que afronta del sector arrocero y que ellos al igual que los productores necesitan que toda la cadena esté en buen funcionamiento. Por lo que considera que es necesario conseguir apertura en nuevos mercados y mejorar los precios, pues la paca de arroz en el mercado internacional se ubica en menos de $26 para la exportación.

Zúñiga augura que la presente cosecha recogerá entre 450.000 y 500.000 toneladas de arroz padi (arroz en cáscara) y que de ese total un 85% será utilizado para el consumo nacional y un 15% para exportación. Pero sobre ese excedente el gremial insiste en colocar un precio acorde con la competencia internacional, pues de lo contrario se continuará perjudicando a los productores, pues a su criterio gran parte de la problemática en la cadena arrocera radica en los altos costos de producción.

Para Eitel Lozano, productor arrocero de la provincia del Guayas, el sector arrocero está quebrado, y una de las maneras de reactivarlo es a través de los créditos, que en su criterio deben ser a mediano y largo plazo, es decir de 2 a 5 años, para que el agricultor pueda recuperarse de sus pérdidas.

En este sentido, Lozano manifestó que el gremio presentó recientemente al Ministerio de Agricultura y Ganadería un proyecto de créditos agrícolas para el sector arrocero con una reducción de las tasas de interés en dos puntos. Coincide además con la necesidad de realizar un estudio en el precio de los insumos para mejorar los costos de producción y así tener mejor rentabilidad dentro del mercado.

Lozano asegura sobre la propuesta que aún esperan respuesta por parte de las autoridades del MAG, pues entiende que es un proceso que debe ser revisado por varios entes y directivos, pero insiste en la urgencia de inyectar oxígeno al gremio arrocero que, según él, pende de un hilo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí