Hasta mayo de 2018 se habían registrado en la provincia 25 casos de abigeato (robo de ganado). En este año, agentes de la Policía Judicial investigan varios delitos de este tipo, en los que, asegura una fuente policial, el modus operandi ha cambiado.

Las denuncias receptadas últimamente en torno a este ilícito, indican que las reses no son sustraídas masivamente, sino que roban dos o a lo máximo tres. “Lo hacen para que el propietario no se percate fácilmente de que le faltan cabezas de ganado”, mencionó la fuente.

Colaboración

Los ganaderos han generado acciones e iniciativas en varias instancias para disminuir este tipo de robos, porque aseguran que les traen un perjuicio económico alto. Uno de los afectados, Juan Betancourt, que reside en el recinto San José de Pilatón, perteneciente a Alluriquín, indicó que los productores de esa zona, eminentemente lechera, son objeto casi semanalmente de abigeato.

En una reunión efectuada recientemente solicitaron al Gobernador de la provincia, Rodrigo García, establecer mecanismos de control para disminuir la incidencia del delito no solo en la zona, sino en todo el territorio provincial.

“Hemos hecho gestiones  para establecer una parcela de terreno, donde los días que haya feria ganadera las reses puedan descansar con seguridad. La idea es que no haya tanta movilización de ganado en horas de la noche”, mencionó la autoridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí