Puesto que el presidente estadounidense Donald Trump ha afirmado que existe una «buena probabilidad» de que cierre la frontera con México esta semana si el país sudamericano no evita que lleguen inmigrantes a los Estados Unidos, los importadores y productores de aguacate siguen de cerca la situación.

A principios de esta semana, TheGuardian.com señalaba que a un productor le preocupaba que los Estados Unidos se quedara sin aguacates en tres semanas en caso de cerrarse la frontera. «No se podría haber elegido un peor momento del año, porque México suministra prácticamente el 100% de los aguacates del mercado estadounidense ahora mismo. California acaba de empezar y tiene una cosecha muy pequeña, pero ahora no tiene relevancia y no la tendrá durante otro mes más o así», dice Steve Barnard, de Mission Produce, sita en Oxnard, California, según TheGuardian.com.

Consecuencias impredecibles
«Si la frontera se cerrase –y esperemos que siga abierta–, sería una situación sin precedentes para los aguacates mexicanos», afirma Keith Slattery, de Stonehill Produce Inc., con sede en Capistrano Beach, California. «Eso hace imposible predecir qué impactos y consecuencias habrá más allá del agotamiento de las existencias en el mercado estadounidense en tres semanas. Después, todos los implicados se enfrentarían a un enorme reto».

Sin embargo, otros se apresuran a señalar que existen otros orígenes para los aguacates. «No estoy tan seguro de que los Estados Unidos se vayan a quedar sin aguacates en tres semanas», apunta Mark Hurtado, de Harvest Dynamics, con sede en Nogales, Arizona. «México no es el único proveedor de aguacates. Los Estados Unidos cuentan con proveedores en Perú, Colombia, Chile, California y Florida. Y, ahora mismo, hay mucha disponibilidad en California y en Michoacán, México, la disponibilidad es baja».

¿La oferta está en cuestión?
Por otro lado, desde A & A Organic Farms Corp., con sede en Watsonville, California, Andy Martin opina que nadie puede saber cómo de pronto se agotará la oferta si se cierra la frontera.

«Por lo que dice nuestro productor, en esta época del año los árboles de aguacate que tienen fruta están en las montañas y son un poco más difíciles de cosechar. Los productores han estado pidiendo más dinero porque esta cosecha les cuesta más. Vemos que los precios son altos en el mercado, pero después los clientes dicen que pagan mucho menos, así que es difícil decir cómo es el mercado en realidad», dice Martin.

Indica que A & A ha vendido su última carga de aguacates ecológicos y que están esperando a evaluar el mercado antes de enviar más aguacates.

De hecho, los precios del aguacate van en aumento. «Hoy los precios se sitúan en 60 dólares, pero se avecina un descenso. Estimo que los precios se estabilizarán en 35-40 dólares», opina Jorge Mardones, de OTC Produce LLC, con sede en McAllen, Texas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí