Los habitantes de poblados ubicados a lo largo de las riberas del Esmeraldas, en el tramo Quinindé-Viche, están preocupados por la muerte de peces y la turbiedad del agua del afluente, presumiendo que se debe a las descargas de sedimentos realizadas desde la Central Hidroeléctrica Manduriacu.

Según Pedro Cevallos, morador del recinto ‘Males’, de la parroquia ‘Viche’, cantón Quinindé, el agua del río desde la madrugada del lunes empezó a bajar con mucha turbiedad y en algunas orillas se pudo observar peces muertos.

“En horas de la mañana la gente que iba a sus labores agrícolas, alertó a la comunidad de lo que estaba pasando en el río, es decir, ya no se pudo utilizar el agua para lavar la ropa, peor para las labores de la casa; esto sucede a los tiempos otra vez, dicen que es por la represa de Manduriacu”, expresó el agricultor.

Alcalde protesta
Por su parte el alcalde de Quinindé, Ángel Torres, calificó como muy preocupante la situación en el río Esmeraldas, informando que hoy (martes) tuvo reportes alarmantes sobre gran cantidad de especies acuáticas muertas a lo largo del río, desde el punto que recibe los sedimentos, hasta su desembocadura en el océano pacífico.

“Mantuve contacto con el Ministerio del Ambiente, desde donde verbal y por escrito hice llegar mi rechazo a la forma como nos están tratando a los esmeraldeños con las descargas de sedimentos contaminantes, que salen desde la hidroeléctrica Manduriacu y llegan al río Esmeraldas, esto debe tener una solución definitiva”, refirió el Burgomaestre.

El prefecto de Esmeraldas, Línder Altafuya, de manera enérgica denunció que las descargas de los sedimentos se habrían iniciado desde el viernes, afectando ya a las especies bio-acuáticas del río Esmeraldas, detectado por los técnicos de la Dirección de Gestión Ambiental de la Prefectura.

Además, aseguró de falsedad el período de 11 días que se planteó dentro de la reunión en Gobernación, donde se agruparon representantes de esa Cartera de Estado, del Ministerio de Energía, del Ambiente, la Senagua y de la EAPA-San Mateo.

‘No le mientan al pueblo’
“Ellos hicieron su reunión y dijeron que iban a hacerlo en tres días y ya no en los 11, y le apuesto que lo han de haber hecho en dos, desde el viernes y sábado, por eso ya las consecuencias, diciendo que para mañana miércoles (hoy) recién se va a ver los estragos, si ya los tiraron, entonces que no les mientan al pueblo”, reclamó Altafuya.

Calificó como un acto colusorio al delito que realizan a la provincia de Esmeraldas, donde la mayoría de las partes (instituciones) se confabulan para perjudicar al otro y que las mentiras son parte de esa acción.

También se refirió a la comparecencia de los ministros de Hidrocarburos, de Energía y del Ambiente, así como a los directivos de la hidroeléctrica y del Distrito Metropolitano de Quito, ante la Comisión de Biodiversidad de la Asamblea Nacional que se realizará hoy y de la cual afirma que jamás fue notificado del Proyecto de Resolución, ni de su asistencia a este acto.

Mitigaciones de impacto
Tres salidas al problema de las descargas de sedimentos propone el prefecto de Esmeraldas, Línder Altafuya, y que han hecho caso omiso a sus ideas.

La primera se basa en el dragado de los ríos Esmeraldas y Guayllabamba, de los cuales solo obtuvo la respuesta del costo elevado que representaría hacer tal inversión.

En un segundo lugar, el tratamiento de las aguas del Machángara, el río que atraviesa a la ciudad de Quito y a sus industrias, así como el tratamiento de las aguas del Intac, Imbabura, debido a la exploración minera en la zona.

Y, por último, un programa de reforestación y forestación con los que cree que el impacto ambiental sería amortiguado en mayor cantidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí