El Gobierno promueve una millonaria inversión. Hay temor entre los acuicultores.

Justo en su apogeo productivo, pero con bajos precios, el camarón se enfrenta a una disyuntiva: aceptar o no lo que implica un cultivo hiperintensivo (millones de larvas por hectárea) que impulsa el Gobierno de Lenín Moreno.

La propuesta inicial viene de España. Carlos Yuna es el impulsor del denominado proyecto Ciudad Alimentaria, que funcionaría en los terrenos donde el régimen de Rafael Correa pretendía levantar la fracasada Refinería del Pacífico. Este empresario es el representante de Intergroup, un bloque de 25 empresas que dice tener mercado asegurado en la Unión Europea para cuanto camarón produzca Ecuador.

El Ministerio de la Producción ya tiene un borrador de acuerdo para regular al sector y se llama ‘Cultivos acuícolas en etapa de engorde en tanques sin uso directo de suelos en sistemas intensivos’. Es decir, del camarón no criado en piscinas.

Quien solicite la autorización para ejercer la actividad de especies bioacuáticas en este tipo de sistemas debe cumplir al menos nueve requisitos, entre ellos un permiso ambiental, un proyecto, planos. El área de producción deberá tener componentes adicionales.

A Luis Alvarado, dedicado a la producción de larvas en laboratorios, le gustaría más un gran acuerdo nacional antes de iniciar una aventura de consecuencias inciertas, y más ahora que los precios de la libra de camarón están en franca caída. La curva es pronunciada: el precio promedio de la libra en 2018 fue de $ 2,87, frente a los $ 3,05 de 2017 y $ 3,75 de 2014.

Quien se dedique a eso y no tenga experiencia en cultivo de camarón “es un candidato serio a quebrar”. Y más cuando se trata de cultivos hiperintensivos, que son propensos a tener problemas justamente por el hacinamiento de larvas en espacios reducidos, que fue lo que provocó en Asia el síndrome de mortalidad temprana.

Para el consultor Robert Vera es bueno para el país, “tanto económica como ambientalmente, que se regule técnicamente el cultivo de camarón en tanques y estanques”. Pero ante los altos costos que esto implicaría, a las empresas pequeñas y medianas o personas naturales se les hará difícil realizar la inversión necesaria.

Por el elevado costo que esto representaría y por los bajos precios internacionales del camarón, estas empresas menores no podrán cumplir con todos estos requisitos. Compañías grandes sí podrán hacerlo, pero quizás esto dé lugar a que haya una reproducción que ahondaría más el problema de los precios bajos. “Estamos, pues, entre la espada y la pared”.

Debes saber

Hiperintensivos
Es el cultivo en donde se ponen hasta cuatro millones de larvas por hectárea o su equivalente entre 100 y 400 por metro cuadrado.

Extensivos
Es el modelo de producción actual, entre 120.000 y máximo 150.000 larvas por hectárea.

Temores
Con más animales en una superficie, puede haber mayor estrés y enfermedades.

Detalles

Los requisitos
El área de producción deberá tener componentes adicionales a los tanques de cultivo bajo el sistema intensivo. Son seis las áreas específicas, entre ellas bodegas, monitoreo, recepción, mantenimiento, según el proyecto de acuerdo de producción de especies bioacuáticas en tanques.

Personal
Toda instalación de cultivos utilizando sistemas intensivos deberá disponer de un profesional acuicultor/biólogo como jefe de la operación del cultivo, y personal responsable de los análisis de agua y de sanidad animal. El personal podrá laborar de manera permanente o por contrato.

La producción
3,75 dólares fue el precio promedio de la libra del camarón exportado en 2014.
2,87 dólares fue el pago promediado de la libra del crustáceo durante 2018.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí