El departamento de Gestión Ambiental de la Prefectura de Santo Domingo de los Tsáchilas emitió una notificación y ordenó la clausura de las lagunas de oxidación del camal municipal.

Con esto, los ganaderos se han visto afectados pues ahora deben trasladar sus reses a otros territorios para faenarlas.

“Se elevan también los costos para nosotros, porque los camales más cercanos son Puerto Quito y El Carmen. Llegar hasta allá es más caro que hacerlo aquí mismo, en Santo Domingo”, mencionó Jaime Zambrano, quien semanalmente llega a la feria de la Asociación de Ganaderos (Asogan).

El presidente de la institución, Jorge Garzón enfatizó en las necesidades del sector y la necesidad de una pronta intervención de las autoridades competentes.

“Hace falta un nuevo camal, que cuente con todas las medidas higiénicas y sanitarias, además, que preste todas las facilidades para el ganadero”, mencionó.

Garzón dijo también a medios locales que rechazan completamente la idea de la Mancomunidad entre los municipios de El Carmen, La Concordia y Santo Domingo, porque a su criterio, “no se ha hecho nada y no se les tomó en cuenta”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí