El fenómeno climático afectó al 50% de la producción frutícola provincial, principalmente duraznos y almendras.

El Gobierno de Mendoza ordenó este miércoles la declaración de emergencia agropecuaria para los productores de los cuatro oasis agrícolas afectados por heladas en las últimas horas que sufrieron daños superiores a 50%.

Desde el Ministerio de Economía provincial recordaron que la medida establece eximiciones de pagos del impuesto inmobiliario, cánones de riegos y beneficio en el pago del servicio eléctrico.

“No podemos definir el porcentaje de daño aún, no va a ser la última helada, dado que para esta noche hay probabilidades de heladas no tan fuertes”, comentó hoy el director de Agricultura de General Alvear, Horacio Galaguza.

El ingeniero Martín Cavagnaro, coordinador de Investigación de Contingencias Climáticas dialogó con Radio Jornada, describió que “las variedades tempranas de almendros o durazneros podrían llegar a ser las más afectadas, aunque no podemos estimar el nivel de daño. La planta manifiesta el daño por las heladas después de unos 15 días”, sostuvo.

El especialista apuntó también que “el calor estimula el crecimiento de las plantas y la llegada de frente fríos dificulta ese crecimiento. Hemos tenido un buen invierno y un comienzo de floración normal. Vienen días de temperatura en ascenso, con una probable lluvia, y eso nos saca la posibilidad de heladas”, alentó Cavagnaro.

Emergencia
La normativa establece que los productores gozarán durante el período que dure el estado de emergencia de los beneficios de eximicion de la obligación de pagar el impuesto inmobiliario y los cánones de riego, y prórroga de hasta 90 días hábiles administrativos posteriores al vencimiento del período de emergencia para los vencimientos de cuotas correspondientes a créditos otorgados por organismos financieros oficiales o mixtos provinciales.

Asimismo, la Administración Tributaria Mendoza y el Departamento General de Irrigación deberán emitir al productor afectado que cuente con certificado una factura con la eximición correspondiente por el período que dure la declaración de emergencia agropecuaria, a lo que se sumará una bonificación de 50% en las facturas correspondiente a la energía eléctrica.

En cuanto a los productores declarados en desastre agropecuario, con daños mayores a 80%, gozarán de la eximición de la obligación de pagar el impuesto inmobiliario, cánones de riego y prórroga de cuotas correspondientes a créditos otorgados por organismos financieros oficiales o mixtos provinciales.

A partir de esta declaración, la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas deja abierto el registro de denuncias para que los productores puedan solicitar la tasación y obtener el certificado que declare la proporción del daño sufrido en cada uno de sus cultivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí