Muchos de los palmicultores de la zona atraviesan por una crítica situación económica, por la pérdida de sus cultivos ante la presencia de la pudrición del cogollo (PC), siendo Diana Jiménez, una de las afectadas, quien adquirió una deuda para la producción de 90 hectáreas de palma, la cual se murió, dejándola desfinanciada y sin recursos económicos para seguir enfrentando el pago, por lo que al momento se siente amenazada por la institución financiera que busca incautar su propiedad, la que tienen pagada más del 80%.

Según comentó Diana, desde hace 15 años se dedica a la producción de palma, viendo las posibilidades de crecimiento económico obtuvo un crédito en una institución financiera a la que ahora pidió un refinanciamiento de la deuda, pero le negaron. Su plantación está ubicada en el cantón Quinindé, provincia de Esmeraldas donde el clima es húmedo, y según dijo  intentar otro tipo de cultivo es pasar el tiempo y no compensa. Ahora se va por la ganadería para mantener a su familia e ir de a poco cancelando el préstamo.

Ella pide al Gobierno que intervenga con las entidades bancarias para que les esperen. Ha formado un movimiento de unidad de pequeños agricultores y ganaderos del Ecuador en redes sociales para que se unan y luchen por sus tierras.

Fortalecimiento
El director provincial del Ministerio de Agricultura y Ganadería, (MAG) Fernando Moya, respecto a los créditos vencidos mencionó que se está trabajando para que sean protegidos y ayudados. Dijo que se identifica con la situación que atraviesan los palmeros, porque también se dedica a esta actividad, por ello ha estado en contacto con el sector.

Expresó que desde el gobierno se ha tratado de fortalecerlos, creando productos financieros que estén acorde al cultivo para poder nuevamente invertir y restablecerlos.

“Sabemos que no ha surtido el efecto necesario, porque la nueva oferta del uso de los híbridos no era tan atractiva, yo lo he pensado mucho si lo hago o no, porque tenía la característica que era menos productivo en aceite, pero se puso a disposición una nueva tecnología el uso de una hormona que hace que el fruto tenga mayor porcentaje de aceite, por ese lado los palmeros se están entusiasmando”.

Señaló que el aceite en percha es un norte y una esperanza a la que están apuntando como productores, proyecto piloto que impulsa Ancupa.

En días anteriores el  ministro de Agricultura y Ganadería, Xavier Lazo, estuvo en la provincia se reunió con palmicultores de la zona y ofreció apoyo al sector.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí