Este martes en la mañana el terror se apoderó de las florícolas y empresas agrícolas de Cotopaxi, pues en el sector de Lasso Mulaló, Yambo y Pujilí los manifestantes se acercaron a las empresas florícolas y agrícolas para agredir, saquear e intentar detener el trabajo que se cumplía en este sector. A pesar de que en varias empresas ya se había enviado el comunicado para que los empleados no asistan al trabajo por el temor de ser atacados. En empresas distribuidoras de brócoli existió la agresión a vehículos y destrucción de otros bienes lo que fue registrado en varios videos difundidos en redes sociales.

Juan Manuel Pacheco, gerente de una empresa florícola en el sector de Lasso destacó que la situación es crítica en estos días, pues el material se ha quedado en la empresa listo y empacado pues no hay forma de evadir los cierres viales, “los indígenas se han ensañado con las florícolas y no nos han dejado sacar el producto a ninguna hora”.

Este tipo de problemas ha hecho que no se puedan cerrar los negocios y quedar mal con los compradores a nivel nacional lo que hace perder miles de millones de dólares.

Inés Ortiz, presidenta de la corporación de floricultores del sur,  destacó que ayer los manifestantes ingresaron a las fincas, sacaron a varios empleados en camiones para llevarlos a participar en las protestas y lo más grave es la agresión y saqueos de los que es objeto el sector florícola.

Por ello pidió al Gobierno que exista resguardo militar y las condiciones para poder trabajar sin estos niveles de vandalismo, “de lo contrario se debe pensar en mecanismos de apoyo al sector floricultor por las perdidas de estos días pues hay créditos y obligaciones con los empleados y otras instituciones que debemos cumplir”.

José Merizalde, gerente y propietario de una empresa florícola en Pujilí, comentó que desde el miércoles ya tenían conflicto para poder llegar al aeropuerto de Quito y desde el sábado ya no pudieron sacar más producto, “en este momento pasamos por una severa agresión a las empresa florícolas”.

Merizalde explicó que en este tipo de empresas el trabajo no puede detenerse pues las flores deben estar en permanente tratamiento para que pueda ser competitiva, sin embargo ayer debió detenerse la operatividad para precautelar la seguridad de los empleados.

Esto hace que se pierdan 12 millones en todo el sector florícola y un aproximado de 60 millones en los últimos días.

Con este paro que busca no afectar a la economía del país se esta consiguiendo lo contrario, pues Merizalde explicó que como florícolas se vuelven poco seguros y confiables, “veníamos de una década en la que eran difíciles los acuerdo internacionales y estábamos recuperándonos, pero con esto quedaremos mal con nuestros clientes que esperan el producto”. Agregó que Colombia que es el principal competidor en la venta de rosas será beneficiado pues solo en estos días han subido sus  exportaciones en un 60%.

Ahora los gerentes y propietarios de las empresas deberán batallar a fin de mes para pagar las deudas y sueldos a sus empleados de los cuales  más del 70% pertenecen al sector campesino, rural e indígena, “a nosotros nadie nos subsidia nada ni nos regala nada, solo damos empleo”, acotó Merizalde.

Todo esto ocurre a puertas de las fiestas de difuntos y las florícolas ya tienen producto pre vendido para España, Italia y Los Ángeles California, lo que en su mayoría no podrá llegar a los destinos por el paro nacional y las agresiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí