La continuidad del acuerdo con el FMI está en duda y causa preocupación. La incertidumbre provocó que el riesgo país se dispare por sobre los 1.000 puntos.

El Gobierno del presidente Lenín Moreno parece estar en un callejón sin salida. Están bloqueadas todas las medidas que buscan resolver el problema del déficit fiscal, es decir el hueco de recursos que se genera debido a que los ingresos del Estado no alcanzan a cubrir todos sus gastos.

Tras el archivo del proyecto de Ley de Crecimiento Económico el pasado domingo, por ahora al Gobierno se le cierran las puertas de $ 731 millones para el próximo año. Por esa razón, el primer mandatario anunció que se enviará un nuevo proyecto de ley centrado en los cambios tributarios.

Las dudas surgen sobre si al Gobierno le alcanzarán los tiempos, y una de las preguntas es qué sucederá con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), suscrito en febrero de este año y que busca entregar un crédito por $ 4.200 millones más $ 6.000 millones de otros organismos.

Ni el Gobierno ni el organismo han emitido comentarios sobre ese tema.

Toda esa incertidumbre se reflejó ayer en los mercados internacionales. Durante la mañana, el precio de los bonos ecuatorianos se desplomó y el riesgo país superó los 1.000 puntos, la cifra más alta desde abril de 2016, época del terremoto de Manabí y del derrumbe del precio del petróleo.

El riesgo país es un indicador que refleja las posibilidades de una nación de cumplir, en los términos acordados, el pago de su deuda externa, ya sea al capital o sus intereses. Es elaborado por el banco estadounidense JP Morgan.

En un informe elaborado ayer por el misma entidad financiera se menciona que la incertidumbre de Ecuador aumenta después de que la Asamblea rechazó las reformas. JP Morgan añade que la situación arrojó más dudas sobre el programa del FMI.

Con la situación coincidió Alejandro Arreaza, economista para América Latina de Barclays, quien añadió que el archivo del proyecto de Ley de Crecimiento Económico “seriamente compromete la viabilidad del programa (con el FMI)”.

“Como mínimo debemos asumir que los desembolsos que estaban previstos para este año probablemente no lleguen”, sostuvo Arreaza.

A fines de septiembre, el Fondo condicionó la aprobación de la segunda revisión técnica a la presentación de las reformas que contenía el proyecto de ley archivado. A eso se suma una tercera revisión que debía realizarse en estos días. En total, los desembolsos pendientes del FMI hasta terminar el año suman unos $ 500 millones.

Miguel Ricaurte, economista para la región andina del banco Itaú, manifestó que el Gobierno deberá enviar el nuevo proyecto de ley antes del 20 de este mes para que sea aprobado. “El riesgo de la continuidad del acuerdo con el Fondo viene de ese lado”.

?La situación

Calificadora
La calificadora de riesgos Moody’s señaló ayer que el archivo de la ley económica deja una brecha de financiamiento de $ 1.600 millones para el presupuesto de 2020.

Nuevo Proyecto
Ayer el ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, aseguró que el nuevo proyecto de ley económico se enviará en las próximas horas a la Asamblea.

Plazo
La Asamblea Nacional tiene 30 días de plazo para discutir y aprobar, o rechazar, un proyecto de ley económico con carácter de urgente, según lo que establecen la Constitución y la ley.

?Para saber

Financiamiento
Para el próximo año, el Gobierno requerirá $ 6.665 millones en financiamiento, según cifras de la proforma 2020.

Desembolsos FMI
Según la proforma 2020, el Gobierno espera desembolsos de $ 1.400 millones para el próximo año.

Monetización
Dentro de la proforma 2020 se estima que el Gobierno recibirá $ 2.000 millones gracias a la monetización de activos.

Salarios
El fisco prevé ahorrar el próximo año en salarios del sector público $ 400 millones.

El detalle
Subsidios. El Gobierno se ha planteado como meta ahorrar $ 657 millones en gasto de subsidios a los combustibles, a través de la focalización del beneficio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here