Un grupo de empresarios costarricenses ha denunciado la entrada al país de una gran cantidad de cebollas de contrabando. Según Manrique Loáiciga, de la Cámara de Exportadores e Importadores de Productos Perecederos, en las últimas semanas se han presentado precios elevados, una baja producción nacional y la negativa de las autoridades a otorgar permisos para importar cebolla, lo que ha fomentado el contrabando de esta hortaliza.

“El consumidor está pagando los platos rotos. Ha llegado a pagar hasta ¢2500 colones cuando lo normal son 1200-1500 por kilo. Los costarricenses consumen 3,5 millones de kilos de cebolla al año”, agregó.

Loáiciga explicó que las condiciones meteorológicas afectaron la producción nacional y hay una negativa de las autoridades para que se pueda importar producto de Estados Unidos y Perú. A pesar de ello, puntualizó que al país llegan contenedores cargados con cientos de kilos de cebollas de contrabando de China o los Países Bajos, que tienen prohibido el ingreso a Costa Rica por problemas fitosanitarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here