Elevar la producción de tabaco para dar respuesta a una demanda de la economía cubana y con ello aumentar la exportación de ese rubro es hoy el objetivo de la actual cosecha en esta provincia central.

En la campaña tabacalera 2019-2020, tras un compromiso inicial de tres mil 755 toneladas de tabaco, el territorio asumió el reto de entregar el próximo año cuatro mil 128 toneladas.

Osmel Pérez, director de la Empresa de Acopio y Beneficio de Tabaco, explicó a la prensa que existen las condiciones para acelerar la siembra este mes, ya que el programa impulsado en los semilleros garantiza la postura a los productores.

En la provincia, considerada la segunda productora de la aromática hoja, está previsto entregar más de 300 toneladas de tabaco tapado destinado a las capas de habanos, como se conoce al producto final vendido en el mercado internacional.

El resto corresponde a la modalidad sol en palo, sobre la que recae el mayor compromiso productivo y también para la exportación ante el interés nacional de incrementar la venta de tabaco en rama.

De acuerdo con datos divulgados aquí, en las últimas campañas se sembraron variedades resistentes a las plagas y de alta productividad, tanto en la modalidad de sol en palo como en tapado.

En la provincia de Sancti Spíritus, cuya cabecera de igual nombre está a unos 360 kilómetros al este de La Habana, la cosecha es respaldada por más de mil 600 productores, la mayoría descendientes de emigrantes de las Islas Canarias que en los siglos XVIII y XIX se asentaron en los municipios de Cabaiguán y Taguasco.

La occidental provincia de Pinar del Río es la mayor productora de tabaco en la isla caribeña.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí