La Unión Europea (UE) realizará desde abril venidero una primera evaluación de los progresos de Ecuador en su lucha contra la pesca ilegal de atún, la cual determinó que reciba una «tarjeta amarilla», previa a la prohibición de productos pesqueros como atún a ese bloque, se anunció este miércoles.

A fines de abril «llegará a Ecuador una comisión técnica para evaluar que se está haciendo por limpiar esa tarjeta amarilla», indicó la embajadora de la Delegación de la Unión Europea en Ecuador, Marianne Van Steen.

En diálogo con periodistas, la diplomática manifestó que entre los requerimientos planteados está la actualización y renovación de una ley de pesca que data de hace más de 30 años.

Pero en este aspecto se mostró complacida porque en la Asamblea Nacional (legislativo) se está tratando una reforma al respecto para su aprobación a más tardar en enero del próximo año.

Bruselas detectó «deficiencias» que impiden a Ecuador garantizar que sus exportaciones a la UE no provengan «de actividades de pesca ilegal», explicó en octubre pasado el comisario europeo de Pesca, Karmenu Vella.

En enero próximo se cumplirá cuatro años de un acuerdo comercial entre la UE y Ecuador, que entre enero y septiembre de 2019 registró un 24% del total sus exportaciones al bloque europeo con productos derivados de atún, el segundo rubro después del banano -que comprende el 35% de las ventas-.

Otras recomendaciones del bloque europeo para eliminar su advertencia son la pronta ejecución y puesta en marcha de la nueva normativa y sus reglamentos de aplicación.

Desde 2010, la UE desarrolla un sistema de certificación de sus socios comerciales para garantizar que los productos no proceden de la pesca ilegal, en el marco de una acción mundial para una mejor gestión de los océanos.

En ese marco también plantean a Ecuador la verificación de la solvencia de los sistemas de trazabilidad, que permitirá determinar desde el origen de pesca hasta que el atún ecuatoriano llegue al consumidor europeo.

Las evaluaciones proseguirán con visitas técnicas cada seis meses y luego se decidirá si se levanta la tarjeta amarilla o se pasa a una roja, que representaría la imposibilidad de negociar con el bloque, aunque no existen plazos definidos para ello.

Ecuador es el segundo productor atunero del mundo, después de Tailandia, y en 2018 registró unos 1.400 millones de dólares en exportaciones de atún a la UE, según datos de la Comisión europea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here