Las bajas precipitaciones de la temporada lluviosa y el inicio del período seco, mantienen hoy en emergencia a los ganaderos panameños, que en esta ocasión recibieron apoyo gubernamental para construir reservorios de agua.

Unos 600 abrevaderos fueron creados en siete de las provincias más afectadas por la falta de precipitaciones, principalmente en el llamado Arco Seco en la central Península de Azuero, la caribeña provincia de Colón y Darién, en el extremo oriental del país.

Sobre estas acciones, Carlo Rognoni, viceministro de Desarrollo Agropecuario, indicó que son producto del trabajo permanente de las direcciones regionales y nacionales a fin de beneficiar a los pequeños productores.

Manifestó que una de las prioridades de la nueva administración fue el Plan Sequía a nivel nacional para preparar el terreno ante los efectos del cambio climático y así evitar pérdidas económicas por la muerte del ganado.

Por ello, previo al período seco, iniciaron la construcción de abrevaderos, perforación de pozos, reparación y adecuación de represas y capacitación a productores en materia de nutrición del ganado, en vista de una situación climática desfavorable.

Las acciones beneficiaron a tres mil 400 productores y protegen a unas 53 mil 800 reses e incluyeron, además, la siembra de pastos y plantas forrajeras como como sorgo, cactus y maíz.

Registros pluviales de la cuenca hidrográfica del canal de Panamá revelaron que 2019 es el cuarto año más seco de la historia, a pesar de que esa área cubierta por selva húmeda tropical presenta altos niveles de precipitaciones.

Los pluviómetros mostraron en noviembre un 27 por ciento menos de la media histórica, lo que confirmó la tendencia anual.

La situación obligó a medidas de uso racional del agua para la generación eléctrica y no descartan la reducción del calado permitido a los buques que hacen la ruta fluvial, como ocurrió en períodos anteriores igualmente secos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here