Los productores agrícolas de Australia perdieron unos mil 500 millones de dólares en ingresos durante los últimos 20 años a consecuencia del cambio climático, reveló un informe difundido por el Departamento de Agricultura con sede aquí.

De acuerdo con el estudio, esto equivale a una disminución del 22 por ciento en las ganancias agroalimentarias en este periodo y los más afectados son los agricultores de Nueva Gales del Sur con recortes en sus ingresos anuales de hasta un 70 por ciento del total.

Estos perjuicios particulares entrañan un promedio de disminución del 35 por ciento a partir de 2001, y equivalen aproximadamente a 75 mil dólares anuales.

La investigación también añadió que, en comparación con las lluvias registradas entre 1900 y 1920, las áreas del Norte y el Centro de Australia reciben hoy menos de 40 por ciento de los niveles de entonces, y que, además, la temperatura promedio de estos territorios aumentó más de un grado centígrado en 2019.

Los periodos de intensa sequía experimentados durante los últimos 20 años afectaron la rentabilidad de la producción ganadera con caídas de entre un punto y medio por año, en tanto que en las unidades productivas mixtas (agrícolas y ganaderas), la rentabilidad se redujo a la mitad, agregó el estudio.

Actualmente, la costa este de Australia es azotada por incendios forestales avivados por las altas temperaturas y los fuertes vientos lo que atenta contra la actividad ganadera, agrícola y el turismo.

En medio de este contexto, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, anunció la movilización de tres mil militares para enfrentar la crisis generada por estos siniestros que causan ya la muerte de más de 20 personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí