Las Buenas Prácticas Agrícolas son fundamentales para entrar al mercado internacional garantizando la seguridad e inocuidad de los alimentos.

“No son políticas implementadas por el del Gobierno Nacional, son normas que nos dictan los organismos internacionales”, dijo Orlando Leodan Abarca, técnico distrital de Inocuidad de los Alimentos de la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitaria (Agrocalidad) en Zamora Chinchipe.

Al referirse a las certificaciones de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), el técnico enfatizó que estas normas están en todos los Estados que conforman las Naciones Unidad, y tienen como objetivo cuidar la salud, el medio ambiente, procurar el bienestar animal y la inocuidad de los alimentos.

Dijo que como entidad de control están en la tarea de trabajar para que los productores acepten realizar los cambios y adecuaciones para obtener las certificaciones BPA. “Tenemos la exigencia de cumplir esta norma, porque nuestros potenciales consumidores, como la Unión Europea, Estados Unidos, y otros más, están preocupados por cuidar la salud de su población, y sobre todo el sistema inmunológico que cada día está en deterioro, y por ello quieren garantizar que los productos que les lleguen desde los países tercermundistas, tengan la calidad y seguridad desde la producción”, explicó el técnico.

En Zamora Chinchipe existen ocho productores certificados, y para ampliar estos resultados es necesario que instituciones como el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Agropzachin, técnicos de los gobiernos parroquiales y Agrocalidad realicen un trabajo coordinado para la socialización de la importancia que tienen estas certificaciones, “y crear conciencia en los productores y comprendan qué si no producen bajo las normas internacionales, esos mercados no estarán a nuestro alcance”, aseveró Abarca.

Santiago Veith, uno de los productores certificados del cantón Yantzaza, considera que el desarrollo del sector productivo parte del trabajo e interés que como productores puedan aportar. “Muchas veces no se trata solo de recibir insumos, en ocasiones el conocimiento que pueden impartir profesionales, puede generar mejor resultado, y si tenemos claro que las BPA son una herramienta para crecer, debemos apostar por esa oportunidad”, acotó el productor.

Adicional a los beneficios del mercado, estas certificaciones les permiten a los productores obtener beneficios como el pago de un centavo más al precio oficial de la leche, por tener el certificado de libre de brucelosis y dos centavos más por poseer BPA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí