Desde el año pasado el Municipio de Latacunga desarrolla el proyecto piloto de reciclaje en el Mercado Mayorista con el objeto de reutilizar los residuos orgánicos para producir compostaje, es decir abono fértil para los viveros municipales.

Isabel Montenegro, comerciante de frutas en el mercado, manifestó que es la primera vez que se realiza este tipo de reciclaje en el lugar, “anteriormente no existía un proceso de separación de los desechos”.

El mercado produce diariamente entre 7 a 10 toneladas métricas de residuos orgánicos producto de las ventas al por menor que tratada como un desecho sólido para disposición final, copaba el relleno sanitario.

Ante esta realidad el Municipio implementó el proyecto de reciclaje, para lo cual estos residuos son separados e identificados por los comerciantes para su procesamiento.

Carlos Espín, director de Ambiente del Municipio de Latacunga, comunicó que la municipalidad capacitó a algo más de 200 comerciantes que tienen relación directa con el proyecto, quienes separan y organizan el material orgánico que puede usarse en el proyecto y a su vez se convierten en promotores para la ciudadanía y así crear una cultura de reciclaje.

El reciclaje fomenta las buenas prácticas ecológicas y de limpieza, puesto que elimina la basura que tradicionalmente se acumulaba en los puestos o en las calles debido a que tanto el vendedor y los compradores arrojaban los desechos.

Miriam Salazar, comerciante, manifestó que anteriormente ha recibido cursos sobre el tema, sin embargo,  “nunca hemos puesto en práctica y ahora nos ayudan a entender para hacerlo, y así contribuimos a cuidar el medio ambiente”. El Mayorista recibe diariamente hasta 3.500 personas los sábados; los viernes, previo a la feria, asisten cerca de 2.000 compradores y 1.500 los martes. Este flujo de consumidores aprende y comparte sobre cómo separar los residuos y el reciclaje.  La tierra fértil o humus se utiliza en los viveros municipales y pronto servirán para la recuperación de zonas de parques y jardines, donde la tierra no contiene nutrientes.

Espín comentó que los desechos de legumbres se usan en el área de lombricultura, en el compostaje las frutas y verduras y en la trituración las cáscaras de banano y piñas, lo que se cumple en el vivero municipal.

“Con este proyecto aprovechamos los residuos orgánicos, reiniciamos el suelo y evitamos un colapso en el relleno sanitario, hoy todos los desperdicios clasificados se convierten en humus”, concluyo Espín.

Comentó que el proyecto se está implementando en el mercado cerrado en donde se producen toneladas de residuos que pueden servir para la producción de las plantas del vivero municipal sin usar químicos y sobre todo aprovechando al máximo los nutrientes de estos productos.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí