Los agricultores y ganaderos se han mostrado felices en esta época invernal en la que la lluvia se hace presente de manera frecuente. Fernando Moya, director distrital del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en Santo Domingo, manifestó que cuando las lluvias llegan al sector agropecuario es una emoción “porque significa que hay abundancia, hay más producción pero también hay algo de enfermedades” dijo.

Prevención

En el caso del sector cacaotero, la lluvia tiene ventajas y desventajas, es cierto que hay más producción, sin embargo, deben prepararse para la enfermedad de la monilla. Los productores de café también inician una campaña agresiva para proteger sus cosechas que están por darse en mayo, junio y julio de este año.

La palma también incrementa. Héctor Torres es palmicultor y expresa felicidad al ver las lluvias. “Con la presencia de las lluvias en Santo Domingo que es una tierra agrícola, nos beneficia bastante. Con las lluvias hay más producción y así hay más oportunidad de vender el producto y tener más rentabilidad” dijo Torres alegando que obviamente también existen daños colaterales como el deterioro en las carreteras y el daño en los puentes.

Para evitar daños en las cosechas es necesario cuidar las siembras, protegerlas, fumigarlas y darles el alimento necesario. Con las lluvias también mejora la producción de leche. “El pasto se incrementa, por ende las vacas comen mejor y la leche obtiene más calidad” dijo Moya.

Proyectos

Diego Cuenca, responsable de la Unidad Productiva del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) de Santo Domingo indicó que se están realizando varios proyectos y programas en conjunto con otras instituciones públicas y privadas. En lo que más se quieren enfocar es en la comercialización. “Uno de nuestros objetivos es reactivar la producción cafetera y cacaotera a nivel provincial” indicó Cuenca.

Hay un proyecto de ganadería sostenible en marcha. En la provincia existen cinco centros de acopio de leche que ayuda al proceso de comercialización. Existen centros de abastecimiento bovino para pesar los animales y pagar el precio justo. (JT)

Daños colaterales

Aunque la presencia de lluvias siempre son buenas noticias para agricultores también ven la otra cara de la situación como por ejemplo las enfermedades. La monilla en el caso del cacao, también exista la chinche patilla, foliadores en el caso de la palma africana e incluso los animales se enferman. La comercialización también es una desventaja, al haber sobreproducción los precios bajan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí