Foto Internet / Redacción: Marlene Bernal

Biosecurity Queensland (BQ) ha confirmado recientemente la presencia de la raza 4 tropical del mal de Panamá en una cuarta finca bananera de Tully Valley. Se ha informado al Consejo Australiano de Productores de Banana (ABGC) que una prueba biológica ha confirmado de manera concluyente la presencia de la enfermedad en una muestra tomada de la finca.

El productor recibió un aviso a principios de febrero después de que una planta sospechosa encontrada durante una revisión rutinaria de BQ diera positivo a las pruebas de diagnóstico preliminares para la enfermedad.

Desde entonces, el productor ha trabajado en estrecha colaboración con BQ y ha cumplido con éxito todos sus requisitos. Aunque el productor pudo reanudar el comercio cuatro días después del aviso, fue a un nivel reducido.

El presidente de ABGC, Stephen Lowe, elogió al productor por sus continuos esfuerzos en esos momentos difíciles. «La confirmación de la R4T del mal de Panamá en una cuarta finca bananera del norte de Queensland es una noticia extremadamente decepcionante para el sector, y particularmente para el productor en cuestión», comentó.

Lowe expresó que el productor pudo reducir significativamente el tiempo de inactividad de la producción porque ya contaba con buenas medidas de bioseguridad, incluyendo la limpieza o cambio de calzado, la gestión del material vegetal y evitación del movimiento innecesario de vehículos.

«Esta noticia es otro recordatorio para que los productores estén atentos y se aseguren de proteger sus fincas y al sector en general», agregó Lowe.

Lowe explicó que todo seguía como siempre en relación con el Programa R4T de Panamá, incluida la regulación de la bioseguridad de las propiedades infestadas.

«Sabemos que nuestros productores son increíblemente resistentes y, como sector, continuaremos cumpliendo con los desafíos de la R4T del mal de Panamá».

A los que viven en la zona o viajan a ella se les pide que tengan en cuenta las zonas de cuarentena y se mantengan fuera de todas las fincas de banana a menos que el productor les invite. La enfermedad no afecta a la fruta y las bananas todavía son aptas para el consumo. La R4T del mal de Panamá se detectó por primera vez en el extremo norte de Queensland en una finca de bananas de Tully Valley en 2015.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí