El Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) tiene en cuarentena a 110 bovinos de una finca en la provincia de Puntarenas, donde registraron el primer brote de rabia paralítica bovina en Costa Rica en 2020.

Especialistas del Senasa, perteneciente al Ministerio de Agricultura y Ganadería, detectaron la enfermedad en una finca en el caserío Santa Fe, en el distrito Pittir, del cantón (municipio) de Coto Brus, en la provincia de Puntarenas, donde murió un bovino.

Además de prohibir la movilización de esos bovinos por 27 días, los expertos realizarán el control de la población del murciélago hematófago (vampiro), por ser el vector de mayor importancia para la transmisión de la rabia paralítica bovina.

El Senasa añade que los animales expuestos (bovinos y caninos) están siendo protegidos mediante vacunación y se mantiene comunicación con el propietario de los animales afectados y de las fincas aledañas.

Recuerda que esa rabia es una enfermedad vírica que afecta el sistema nervioso central de los animales de sangre caliente, incluidos los humanos, provoca descoordinación, dificultad para caminar, salivación, parálisis de las patas que impide levantarse, torsión de cuello y, por último, la muerte.

Ante este primer brote, los especialistas del Senasa recomiendan evitar el contacto con animales enfermos que presenten síntomas nerviosos y enterrar los cadáveres de animales.

También, pide a los ganaderos de esa zona mantener los animales vacunados anualmente por tratarse de una región endémica a rabia paralítica bovina, así como reportar de inmediato cualquier caso sospechoso.

Datos oficiales reflejan que en 2019 murieron en Costa Rica 18 animales por rabia paralítica bovina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí