Foto Internet

La Oficina de Evaluación Independiente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Gobierno del Ecuador organizan un taller para presentar los resultados de una evaluación independiente de las operaciones del FIDA en el Ecuador en los últimos diez años (2009 a 2019), período en el que se ejecutaron cuatro proyectos en 16 provincias por un valor de más de USD 160 millones.

El FIDA ha demostrado su gran contribución a mejorar las condiciones de vida de más de 22 000 familias rurales en el Ecuador, por ejemplo, en el incremento del poder de compra del 75 % de los pequeños productores; así lo muestran los resultados del análisis que se realizaron sobre las operaciones de sus proyectos. Gracias a la utilización de modelos de agricultura más sostenible, se logró diversificar y aumentar los ingresos de los pequeños productores agrícolas. Además, la plantación conjunta de distintos cultivos – conocida como “cultivos asociados” – y las prácticas agroforestales mejoraron la nutrición de las familias y su salud lo que, a su vez, supuso una bajada de los costos médicos.

 

Estos modelos de cultivo apuestan por la agroecología y, por tanto, por la conservación de los suelos, el agua y la biodiversidad; beneficios que son muy importantes en un país como Ecuador, con una alta vulnerabilidad al cambio climático.

 

Retos para el futuro

 

La evaluación destaca los logros conseguidos y señala las cuestiones que deben ser revisadas de cara al futuro.

 

“Desde que el FIDA comenzó su colaboración con el Gobierno del Ecuador en 1978, se han alcanzado grandes logros; sin embargo, tal como muestra la evaluación, existen retos importantes que exigen fortalecer aún más el trabajo conjunto para mejorar las condiciones de vida de las comunidades rurales”, así lo señaló la Sra. Caroline Bidault, Directora en el País de la División de América Latina y el Caribe del FIDA para el Ecuador.

 

 Una de las recomendaciones que arroja los resultados es el de aprovechar la enorme diversidad cultural, étnica y territorial con la que cuenta el país ya que puede ayudar a influir en la transformación rural. Por otra parte, se debería aprovechar la ventaja comparativa del FIDA para proporcionar un mayor apoyo al emprendimiento y su implementación; lo que generaría un aumento del valor agregado en la comercialización de los productos. Esto mismo, ayudaría a fortalecer las capacidades organizativas y financieras para lograr emprendimientos sostenibles.

 

“En un país como el Ecuador, en donde la pobreza afecta al 43 % de la población rural, es crucial entender qué debemos hacer para apoyar iniciativas que mejoren la vida de pequeños productores rurales de manera sostenible”, afirma el Sr. Oscar García, Director de la Oficina de Evaluación Independiente del FIDA.

 

Además, es necesario que se generen políticas que apoyen a reducir la pobreza en las zonas rurales y mejorar la vida de las comunidades rurales. En este sentido, la evaluación muestra que se debe trabajar más para fortalecer el diálogo con el Gobierno del Ecuador y asociados estratégicos e incidir en el diálogo de políticas. Por lo cual, el FIDA debe contar con una mayor presencia estratégica en el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí