Foto Internet

La Estación Territorial de Investigaciones de Granos de Camagüey (ETIG) se enfoca hoy en obtener un híbrido cubano de semilla de maíz, sin precedentes en los adelantos científicos de la agronomía en Cuba.

Amalia Moreno, directora de la Estación con sede en el municipio Vertientes de esta oriental provincia, expresó que ‘además de los granos básicos: frijoles, arroz y maíz, en 2019 se validaron 99 tipos de S3, que es una categoría para la obtención de ese híbrido, adaptado a nuestra condiciones climáticas y mucho más resistente a las plagas’.

La especialista sentenció que un grupo de investigación hizo énfasis en el proyecto el año anterior, ‘y aunque puede demorar dos o tres años, hemos dado pasos sólidos, en un camino que potencia la seguridad alimentaria en Cuba’, expresó.

En el municipio más grande en tierra firme del país, ‘pretendemos seguir en la introducción de variedades más allá de las tradicionales, y tenemos la MAI-54-61 y MAI 54-62, el Esmeralda, el Diamante, y el Escambray, que ya tienen el aval de la Empresa de Granos’, expresó Moreno.

Vínculo constante con los productores privados ‘a cargo de más del 60 por ciento de la producción, le surtimos lo más notable de nuestros avances científicos, y ellos los evalúan para su fructífera comercialización’, expresó la también ingeniera agrónoma.

El colectivo científico camagüeyano procura variedades resistentes a factores ambientales que tributan a la Tarea Vida (plan del Estado cubano para el enfrentamiento al cambio climático), y ‘que sean provechosas ante las plagas y el calor de nuestra región’, puntualizó la investigadora.

La mayor de las Antillas cuenta con Estaciones de Granos en el municipio Isla de la Juventud y en las provincias Granma, Sancti Spíritus y La Habana, considerados centros de importancia crucial para los planes de sostenibilidad alimentaria, y que aportan a la economía del país para sustituir importaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí