Foto Internet

Agricultores y ganaderos de toda España se concentraron este miércoles frente a la sede del Ministerio de Agricultura en esta capital para denunciar lo que consideran pésima situación del sector y exigir una política de precios justos.

La movilización, que ya recorrió varias regiones del país, fue convocada por la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) y la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja).

Bajo el lema Agricultores al límite, la protesta de los profesionales del campo busca reflejar la falta de futuro para sus explotaciones agrarias debido, principalmente, a la baja rentabilidad.

UPA, COAG y Asaja -las tres principales entidades del sector- hablan de la falta de rentabilidad, en parte por el aumento de los costes de producción.

En esa línea, demandan al nuevo Gobierno de coalición español, integrado por el Partido Socialista y la alianza izquierdista Unidas Podemos, que legisle para reequilibrar la cadena agroalimentaria y evitar los abusos que sufren por parte de algunas empresas de la industria y la distribución.

Además, reclaman al ejecutivo luchar ante la Unión Europea (UE) por una Política Agraria Común (PAC) justa.

‘La situación es muy grave’, resumió Lorenzo Ramos, secretario general de la UPA, una de las asociaciones convocantes.

‘Pero no es de golpe y porrazo. Lo sufrimos desde hace tiempo. Los costes siguen altos y vendemos a precios de hace 25 años. En ocasiones no los cubrimos’, señaló.

Ramos confesó que es productor de melocotones, ciruelas y nectarinas: ‘un kilo me cuesta 35 céntimos y este año nos lo han pagado a 15 céntimos’, explicó.

Desde UPA aseguraron que estas movilizaciones no tienen que ver con el recién formado Gobierno, aunque, evidentemente, tener ya un interlocutor claro pudo animar a ello, reconocieron.

Los problemas, insistieron, llevan tiempo fraguándose y son varias las gotas que colmaron el vaso.

Detrás de la indignación se encuentran, entre otros factores, la caída de los precios, el incremento de los costes de producción, los aranceles de Estados Unidos a productos agroalimentarios españoles o los anuncios de recortes de la UE para la PAC.

El ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, convocó a las cadenas de supermercados para tratar de atajar la espiral a la baja de los precios.

De acuerdo con diversos estudios, la diferencia del precio que reciben los agricultores y a la que vende el supermercado puede multiplicarse por 10.

Planas abogó por reformar la Ley de la Cadena Alimentaria -dirigida precisamente a evitar los desequilibrios entre agricultores, industria y supermercados-, para combatir la venta a pérdidas (por debajo de los costes de producción).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí