El país atraviesa la primera etapa del proceso. En la tercera habrá infectados sin relación con el primer paciente.

Es un ciclo. Las enfermedades como la producida por el COVID-19 cumplen ‘un guion’ y Ecuador no será la excepción. Organismos internacionales de Salud advierten que el contagio pasará por etapas y que, actualmente, estamos viviendo solamente el primer paso. El Gobierno de Lenín Moreno está advertido de ese camino y por eso se planifican las próximas respuestas.

La etapa 1, como se denomina a la situación actual, da cuenta de transmisión de coronavirus entre personas cercanas y familiares del primer caso. Hasta ayer, 5 de marzo de 2020, los trece detectados cumplieron esa característica. Todos tienen algún vínculo inmediato.

Esa no será la característica permanente. En la etapa 2, que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han evidenciado en otros países y en enfermedades anteriores, se habla de posibles casos con personal médico que atiende a los contagiados. Quienes vigilan a los pacientes o a los sospechosos podrían infectarse si no se toman las precauciones debidas.

El Ministerio de Salud Pública (MSP) descarta esa alternativa, porque el personal a cargo cuenta con los equipos y uniformes para garantizar su salud. Incluso se organizaron recorridos de autoridades para verificar que el equipo de trabajo del ministerio está utilizando los materiales de seguridad entregados.

Se trata de reducir al máximo el riesgo.

Ayer, por ejemplo, el ministro de Inclusión Económica y Social, Iván Granda, recorrió el gerontológico La Victoria, de Guayaquil, para verificar “el cumplimiento del protocolo de prevención que activó el 29 de febrero para evitar el contagio de enfermedades respiratorias como el coronavirus”.

Esa misma tranquilidad no se puede garantizar en la tercera etapa. El contagio fuera de los cercos establecidos es prácticamente inevitable.

En un punto, que todavía no se puede establecer, aparecerían casos de infectados que no tienen ninguna relación con la primera paciente positiva. No son familiares ni personas cercanas. Ni siquiera están en la misma ciudad o en los puntos que ella visitó. Se trata de transmisiones derivadas de varios contactos, aunque sean menores, con quienes se acercaron a los casos positivos.

¿Qué hacer en ese escenario? El Gobierno está acompañado de expertos de organismos internacionales que ya cuentan con planes de acción probados en otros lugares. Actualmente estarían ajustando esos programas para la realidad ecuatoriana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí