Archivo EL PRODUCTOR.COM / Carmen Victoria Rodríguez

El reto principal para el sector productivo bananero es trabajar en mejorar los índices de productividad, así lo manifestó José Grunauer, Director de Posicionamiento Estratégico de Musáceas del MAG.

“Es la manera en la que podemos tener mayor cantidad de cajas de banana por hectáreas y tener un mejor ingreso y con este ingreso prepararnos aún más en la no llegada del Fusarium” destacó en entrevista con EL PRODUCTOR.COM.

Para Grunauer, La solución no está en pretender querer crecer sino en mejorar la productividad y para eso hay muchas opciones; temas de asistencia técnica, fertilización, manejos de cultivos, trabajos de campo y controles fitosanitarios entre otras cosas que el Ministerio de Agricultura y Ganadería trabaja con el gremio.

Actualmente uno de los retos que afronta la dirección de musáceas es la formalización del sector, y aunque ya se ha hecho anteriormente, el incumplimiento a la normativa ha causado que cada cierto tiempo haya otra vez un gran número de productores que esté en la irregularidad.

“Como MAG tenemos un proyecto y estamos desarrollando una normativa, estamos viendo los recursos económicos y operativos para iniciar un proceso de regularización, para todos los cultivos de banano, plátano y demás musáceas que están sembradas hasta el día de hoy”.

Grunauer sostiene que una de las razones por las que muchos productores están en situación irregular es la poca productividad, porque la gente queriendo tener mayores ingresos, explica el vocero, siembra en áreas no registradas para poder generar mayor producción de cajas y por ende mayor facturación.

Tal situación y la desesperación de aumentar sus ingresos envuelve a los bananeros en una especie de ciclo vicioso, hace que la gente siembre desordenadamente sin autorización, sin el uso adecuado de los meristemos y sin el riego correcto.

La normativa se encuentra en su fase final y espera ser aplicada a principios de este año, una vez sea aprobada, aunque no detalló una fecha exacta. Pero argumentó que se están considerando temas que antes no se tenían como, por ejemplo; la posible llegada del fusarium.

“Lo estamos considerando porque como condicionamiento, por ejemplo; para poder regularizar un número de hectárea, podría ser que usted tenga implementado sus pediluvios y rodaluvios porque las nuevas normativas fitosanitarias a nivel de país así lo exigen” expresó.

Con esta nueva normativa se tratarán de hacer dos cosas al mismo tiempo “curarnos de salud ante estas amenazas y reordenarnos un poco más para poder saber dónde estamos”.

Sobre las hectáreas de banano sembradas de manera irregular argumentó que no podía dar una cifra en específico, pero se habla de varios miles sobre las 179.000 que si están debidamente registradas.

“Sabemos que hay áreas que han sido sembradas ilegalmente, las tenemos plenamente identificadas, tenemos sistemas de control satelital, sabemos dónde están, quienes lo han hecho y en su momento deberán enfrentarse con las consecuencias de haber incumplido la ley, pero siempre viendo opciones para ayudar al productor, porque no somos un ministerio condenatorio sino más bien buscamos las estrategias necesarias para poder fortalecer al sector”.

Sobre esta situación, Grunauer explicó que los más afectados siempre serán quienes mantengan cultivos irregulares porque al no tener su cupo o su código de productor, se verán obligados a vender en el mercado informal que le pagará a un precio muy por debajo del oficial y como no son formales no pueden hacer ningún tipo de reclamo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí