Foto Internet

El Departamento de Justicia acusó el jueves al gobernante Nicolás Maduro y al número dos de su régimen, Diosdado Cabello, de convertir a Venezuela en un narcoestado que auspicia el terrorismo uniéndose a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia para exportar toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

Los cargos judiciales, dados a conocer por el Fiscal General William Barr en una video conferencia, también incluyen a otros 13 altos funcionarios y del régimen y van acompañados por el anuncio de una recompensa de $15 millones por información que ayude a capturar a Maduro.

Paralelamente, la justicia estadounidense también presentó cargos por separado contra el Presidente del Tribunal Supremo de Justicia del régimen, Maikel Moreno, quien es acusado de aceptar sobornos en esquemas de corrupción vinculados con la estatal Petróleos de Venezuela y contra el Ministro de Defensa Vladimir Padrino López por su participación en las operaciones de narcotráfico.

Estados Unidos también ofreció una recompensa de $10 millones por cabeza por información que contribuya con las captura de Cabello, el ex vicepresidente Tareck El Aissami, el ex jefe de inteligencia Hugo Carvajal, y el general Clíver Alcala.

El Caso contra Maduro

El Fiscal Federal del Distrito Federal del Sur de Nueva York, Geoffrey Berman, dijo que Maduro colaboraba en las operaciones del narcotráfico desde el 2006, habiendo participado en las siguientes actividades:

  • Desempeñándose como Canciller de Venezuela, acordó en el 2006 ayudar a las FARC a lavar dinero del narcotráfico, recibiendo del grupo guerrillero el pago de $5 millones.
  • Participó en una reunión con Cabello, Carvajal y representantes de las FARC en el 2008 para discutir el suministro de más armamento y dinero a cambio de mayores cargamentos de droga.
  • Accedió con las FARC mantener la frontera entre Colombia y Venezuela abierta para facilitar las operaciones de narcotráfico.
  • Participó en 2009 en otra reunión con Cabello, Carvajal y representantes de las FARC para negociar un envio de cuatro toneladas.
  • Viajó a Honduras en el 2009 para tratar de evitar que el golpe de Estado que se había producido en ese país interrumpiera las operaciones de narcotráfico del Cartel de los Soles.
  • Suspendió su participación a la Asamblea General de la ONU en el 2013 para participar en una reunión de emergencia con Cabello y Carvajal para atender la confiscación en Francia de un envío de 1.3 toneladas de la cocaína del cartel.
  • Acordó en el 2014 que las FARC entrenara un grupo de milicianos para que sirviera de ejército privado para el cartel.
  • Conjuntamente con Cabello, ejerció presión internacional en el 2014 para asegurar la liberación de Carvajal, quien había sido arrestado en Aruba bajo pedido de la DEA.

Los cargos se unen a una larga lista de sanciones ya aplicadas contra el régimen que incluye el congelamiento de los activos del país petrolero en Estados Unidos. La administración de Donald Trump lidera una coalición de casi 60 países que considera que Maduro usurpa la presidencia y que el opositor Juan Guaidó es el legítimo jefe de Estado de Venezuela.

Agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) llevan años recolectando testimonios de múltiples testigos y evidencias sobre el papel de Cabello en el cartel, cuyos integrantes primero brindaron protección a las operaciones en Venezuela de narcotraficantes colombianos pero que luego terminaron sacándolos del camino para quedarse ellos con el negocio en sociedad con la guerrilla de Colombia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí