PESCA. Los pescadores artesanales piden mayor control en altamar, registros muestran una reducción de la piratería en el último mes.

Desde que empezó la restricción se han reportado 7 motores y 4 embarcaciones robadas.

No todos los pescadores de Esmeraldas disminuyen el riesgo de contraer Covid-19 con trajes de protección o mascarillas, el virus más allá del peligro lo trasladan a altamar, donde las jornadas se han visto reducidas y los propietarios de los galpones no invierten para poder pescar.

Así es la vida de los pescadores apostados en el Puerto Artesanal Pesquero de Esmeraldas, que desde que se desató la pandemia mundial por el coronavirus, mantienen una labor limitada y el sustento para su familia se vuelve cada vez más difícil.

Desde la administración pesquera, el encargado manifiesta que antes del Covid-19, entre 300 y 400 fibras zarpaban del puerto, pero hoy esa cifra se redujo a menos de 150 embarcaciones, aduciendo la falta de control en el mar por la piratería, que no solo se mantiene, sino que se ha incrementado.

Un asalto diario

El pescador Germán Cortez denunció que a diario al menos una embarcación no vuelve a la orilla, así, solo el último fin de semana, escuchó del robo de tres botes, pero todos sus compañeros lograron regresar.

La provincia de Esmeraldas cuenta con 721 embarcaciones registradas en la Capitanía del Puerto.“No hay controles en el mar, nosotros debemos y estamos obligados a salir a pescar porque somos parte de la producción de consumo”, manifestó el artesano del mar.

Por su parte, desde la Capitanía del Puerto, el capitán de Fragata de Estado Mayor, Cristian Mejía, quien asumió el cargo el 1 de febrero anterior, explicó que los reportes de robos en lo que va de 2020, ascienden a 57 motores y 16 embarcaciones en la provincia de Esmeraldas.

La mayor cifra se trasladó a enero, con 29 reportes, 24 de ellos motores y cinco embarcaciones, luego desde su Dirección se afirma que se han reducido las denuncias de robos, por ejemplo, en febrero se produjeron 18 robos: 12 motores y 6 embarcaciones.

7 motores y 4 fibras

Desde allí divide las cifras, del 1 al 15 de marzo, días previos al inicio de la cuarentena que se vive en el país, se denunciaron 14 robos de motores y una lancha, luego de ello y hasta ayer, se confirmó la sustracción de 7 motores y 4 fibras.

Con una disminución del 0,7 de robos, trabaja la Capitanía del Puerto en lo que va de la restricción nacional.Ante la alerta de los pescadores en la disminución de los controles, Mejía respondió que no han dejado de patrullar las aguas territoriales, manteniendo el control en todos los retenes de San Lorenzo, Atacames, Muisne y sus limítrofes, como La Tola, Borbón, Estero de Plátano, Tonchigüe, entre otros.

No obstante, reconoce que muchos de los asaltos son cometidos más allá de las 30 millas de frontera, por lo que se les imposibilita actuar y pide a los artesanos no cruzar a aguas colombianas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí