Foto Internet / Marlene Bernal

Dentro de los cultivos de importancia nacional y mundial tanto para la alimentación como para la industria está la caña de azúcar. Se estiman unas 30 millones de hectáreas sembradas en el mundo, principalmente para extracción de azúcar. Las diferentes industrias del mundo promueven más de 300 millones de empleos directos por año.

En Ecuador se cosechan anualmente alrededor 81,000 ha para producción de azúcar y etanol. Otras 50,000 ha más o menos se destinan para producción de panela y alcohol artesanal.

A pesar de   la difícil situación epidemiológica, generada por el Covid-19, se espera que la zafra azucarera 2020   que se inicia en junio en Ecuador pueda llenar las expectativas de toda la cadena.

A nivel mundial la situación es complicada para el sector azucarero, los subproductos de la caña de azúcar y el azúcar están ligados a los precios internacionales del petróleo, el azúcar ha tenido bajas sensibles que complican la situación por la pandemia” explicó a este medio Raúl Castillo Presidente de la Sociedad Mundial de Técnicos de la Caña de Azúcar y director del Centro de Investigación de la Caña en Ecuador.

A escala nacional, la situación no es diferente explica el directivo, “nos hemos visto también afectados porque varios ingenios tuvieron que suspender sus actividades tanto en campo como en fábrica” , en fábrica en este instante se está preparando la maquinaria para  comenzar la zafra a inicios de junio pero por el aislamiento de trabajadores se han tenido que paralizar muchas actividades y en campo es más complicado porque hay mayor paralización por la emergencia y se ha tenido que suspender transporte y disminuido las visitas a campo,  argumenta Castillo.

Ecuador cuenta en la actualidad más o menos con 81.000  hectáreas  de caña, con lo cual en la zafra anterior se obtuvieron más o menos 500 mil TM  de azúcar,  aún no se sabe cuál será el impacto este año  porque hay problemas en el  manejo de cultivo ya que es difícil entrar al campo  y las  malezas  compiten con la caña de azúcar impidiendo su normal desarrollo, argumenta  el investigador.

Por suerte la zafra que terminó en diciembre fue buena y los ingenios tienen suficiente stock para entregar a los supermercados y abastecer al país, destacó.

Aunque las expectativas en esta zafra no son tan buenas por las condiciones expuestas, el directivo está optimista de que esta situación añadirá más y nuevos desafíos a la industria. “Todos sabemos que los precios tanto del azúcar y el etanol están relacionados con los precios del petróleo, que son extremadamente bajos en este momento, y ahora tenemos que añadir un enemigo actual que podría dejar nuestra industria en una grave crisis. A Medida que la situación disminuya, todos tenemos que ser fuertes y trabajar juntos. Nuestra industria centenaria necesita grandes esfuerzos de un gran equipo y ser creativos para buscar las mejores oportunidades que mejoren la actividad” expresó Castillo.

Finalmente explicó  que  todos los centros de investigación del mundo han tenido que cambiar su plan de trabajo, en el Centro de Investigación de la Caña de Ecuador , Cincae, que es financiado por los principales ingenios del país y único de investigación en este cultivo en el país,   tuvo que paralizar  varias actividades como los  servicios de laboratorio  a cañicultores “ hay ciertas actividades como cultivos in vitro que están creciendo y no pueden pararse entonces un técnico ingresa  con todas las seguridades y hace ese trabajo de cambio de medios de cultivo para no perder el material, en inducción a la floración y cambio de sustratos lo estamos haciendo para mantener los planes de investigación. Los análisis estadísticos se  trabajan  desde casa, estamos viendo cómo continuar con la capacitación a productores por medios digitales. El Cincae está trabajando un 50 % esperando ver cómo vamos con el semáforo para reanudar las actividades” recalcó.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí