El Wall Street Journal ha informado que las líneas navieras han cancelado más de 160 itinerarios en la última semana, tratando de sostener las tarifas de flete frente a las pérdidas potenciales de miles de millones de dólares provocadas por la caída de la demanda comercial, causadas por la pandemia de COVID-19.

Las cancelaciones de servicios han aumentado de 45 la semana pasada a 212, según Sea-Intelligence ApS, tendencia que indica que la temporada alta de verano del hemisferio norte podría ser en gran medida silenciada y que las compañías navieras que transportan la mayoría de los productos del mundo esperan que las repercusiones económicas de la pandemia de coronavirus se extiendan hasta la temporada alta de transporte marítimo.

Sea-Intelligence estima que las mayores navieras portacontenedores del mundo sufrirán pérdidas combinadas entre los 800 millones y los 23.000 millones de dólares este año, dependiendo de cómo gestionen el impacto económico de los cierres generalizados provocados por el coronavirus.

Las navieras, entre ellas Maersk, MSC y ONE están tratando de evitar la caída de las tarifas de flete en las principales rutas comerciales, ya que la capacidad supera cada vez más la demanda. «Es una tormenta en desarrollo», manifestó el CEO de Sea-Intelligence Lars Jensen. «El reto será gestionar cuidadosamente la capacidad en el futuro para evitar el colapso de las tarifas de flete».

Las cancelaciones centradas en Asia-Europa y los servicios de la ruta Transpacífico comenzaron a aumentar en enero y febrero cuando el coronavirus comenzó a propagarse en China, lo que obligó a Pekín a paralizar casi por completo la actividad económica.

China ahora está empujando la carga de nuevo, pero la demanda ha caído en picado con las principales urbes de EE. UU. y Europa cada vez más bloqueadas. Algunos puertos de EE. UU. han reducido las horas de operación en las terminales de carga debido a la disminución de la demanda.

Las tarifas de carga están actualmente alrededor de un 20% por debajo de los niveles de equilibrio, pero se han mantenido relativamente estables desde el comienzo del año, ya que los cierres restringían la capacidad y la competencia centrada en los precios.

Jensen anticipa que la pandemia reducirá la demanda de transporte marítimo de contenedores este año en un 10% en general, aproximadamente el mismo descenso que en 2009, cuando la crisis financiera se desarrolló perturbando el comercio mundial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí