Jorge Constantino, cafeticultor de la zona norte del estado, afirmó que las autoridades gubernamentales han olvidado el potencial de la cafeticultura realizada por los pueblos originarios, lo que ha hecho que su economía no crezca.

Constantino remarcó que en los municipios de Chilón, Tila, Tumbalá, Sitala, Sabanilla y Yajalón, existen al menos 34 mil productores tzeltales y choles quienes tienen al menos 1 hectárea de café en la que sacan entre 3 a 5 bultos, sin embargo, con el apoyo debido se podría incrementar 30 a 40 sacos.

El cafeticultor comentó que en la zona no afectado las medidas aplicadas por las autoridades como Sana Distancia y Quédate en Casa por la pandemia del Covid-19. No obstante, existen otras problemáticas presentes como la plaga de la Roya.

Constantino explicó que la plaga si pega de forma anual a la economía de los productores, por lo que es necesario reforzar la asistencia y financiamiento para estas comunidades.

El cafeticultor agregó que estos ingresos serían necesarios en la región ya que son las más alejadas, pobres e inaccesibles de la entidad.

Constantino comentó que más que la necesidad financiera es tener una ciencia, tecnología e innovación en la zona que ayude a mejorar esos niveles de producción.

Al respecto, el docente e investigador de la Escuela Bancaria y Comercial (EBC) Campus Chiapas, Hugo Adrián Pizaña Vidal, declaró que como consecuencia del Covid-19, para 2020 la economía mexicana se contraerá 5 por ciento y uno de los sectores económicos que podría verse más afectado es el agroalimentario.

Hugo Adrián Pizaña Vidal apuntó que la agresiva política de EU para garantizar el abasto de alimentos a su población, y la depreciación del tipo de cambio propician que las exportaciones de algunos productos agrícolas mexicanos como los hortofrutícuolas, el maíz comercial y el ganado -bovino y porcino- aumenten.  Con la variación del tipo de cambio estos productos se han vuelta más competitivos en el plano internacional.

Asimismo, debido a algunas compras de pánico, se generará mayor presión sobre la cadena de suministro y ello conduciría a un incremento acelerado de los precios pagados al productor, no obstante, el efecto cambiario y la mayor demanda externa podrían crear un efecto inflacionario generalizado.

El docente resaltó que sectores agrícolas como el de medianos y pequeños productores que comercializan en mercados regionales, no han sido analizados y pueden ya resentir los impactos del Covid-19; principalmente con el cierre de mercados, negocios restauranteros y hoteleros a quienes abastecen..

Por ello Hugo Adrián Pizaña Vidal recomendó mantener el flujo económico a lo largo de la cadena, proveyendo liquidez a todos los actores; asegurar el flujo del comercio internacional de alimentos, tanto de exportaciones como de importaciones; establecer medidas para evitar el acaparamiento y el incremento injustificado de precios de los alimentos; promover el consumo responsable para eficientar la disponibilidad de alimentos; y fortalecer el suministro de alimentos, tanto desde el punto de vista sanitario como de seguridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí