La interrupción de las cadenas de suministro mundiales por la propagación de la pandemia de COVID-19 ha hecho que Singapur, un país con una fuerte dependencia de las importaciones de productos hortofrutícolas, haya anunciado nuevas medidas para acelerar la producción local de alimentos, entre ellas, el establecimiento de huertos urbanos en tejados y terrazas.

La ciudad-estado asiática, densamente poblada, produce solo alrededor del 10% de sus necesidades alimentarias, pero tiene planes de aumentar la producción, puesto que el cambio climático y el crecimiento de la población amenazan los suministros mundiales de alimentos.

«La situación actual de COVID-19 subraya la importancia de la producción local de alimentos, como parte de las estrategias de Singapur para garantizar la seguridad alimentaria», anunciaron las autoridades en un comunicado. «La producción local de alimentos mitiga nuestra dependencia de las importaciones y proporciona amortiguación en caso de interrupciones en el suministro de alimentos».

Para ello, los agricultores y el Gobierno han estado buscando formas de superar la escasez de tierra en Singapur, donde solo el 1% de sus 724 kilómetros cuadrados (280 millas cuadradas) se dedica a la agricultura y los costes de producción son más altos que en el resto del sudeste asiático. Además de identificar espacios agrícolas alternativos, como áreas industriales y lugares vacantes, como parte de ese proyecto, la agencia de alimentos de Singapur lanzará una licitación para huertos en la azotea en aparcamientos de viviendas públicas para la agricultura urbana a partir del próximo mes, dijeron las autoridades.

De esta manera, las autoridades apuntan a acelerar la producción local en los próximos seis meses a dos años en respuesta a la crisis sanitaria mundial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí