En el mismo período el consumo per cápita disminuyó 24% por un incremento en el consumo de otras carnes. El récord exportador es de 2009.

La exportación de carne vacuna creció entre 2008 y 2019 un 97,01% al pasar de 429.360 a 845.877 toneladas de res con hueso, al mismo tiempo que el consumo por habitante por año cayó 24,10%.

De esta manera, Argentina acrecentó sus despachos de carne vacuna en 416.517 tn r/c/h en dicho período, a pesar de los vaivenes en los volúmenes de exportación que mostró a través de estos años, de acuerdo a un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario.

A partir 2016, la exportación comenzó a recomponerse y pasó de 230.381 tn r/c//h a las más de 845.000 tn r/c/h de 2019, lo que le valió “regresar al grupo de los 5 principales exportadores a nivel mundial”, destacó la BCR.

Producción

En tanto, la producción de carne se mantuvo estable entre 2008 y 2019, con una variación positiva del 0,08% hasta las 3,134 millones de toneladas,aunque a partir del año 2009, “el sector ingresó en una fase contractiva de la producción, de la cual incluso hasta 2019 no ha podido recuperarse”.

En dicho año la producción de carne pasó de 3,376 millones de toneladas a 2,626 millones en 2010, tocando el piso productivo en 2011 con 2,497 millones de toneladas.

Consumo

A pesar de la estabilidad en la producción de carne vacuna, el consumo por habitante por año descendió 24,10% entre 2008 y 2019, al pasar de 67,63 kilogramos por habitante al año a 51,33.

“Teniendo en cuenta lo sucedido con la producción y las exportaciones, se podría inferir la sustitución de mercados a los que se abastece. Es decir, desde el 2008 el mercado local ha reducido el consumo de carne bovina en más de un 20% y, dicha variación, se ve reflejada en el aumento de las exportaciones y en los aumentos en las cantidades consumidas de carne porcina y aviar”, explicó la entidad bursátil rosarina.

En rigor, el consumo de carne de cerdo en dicho período casi se duplicó al pasar de 7,6 kilos por habitante por año a 14,58 kilos, acompañado por un salto en la producción del 130% hasta las 630.000 toneladas y de las exportaciones, que en 2019 cerraron en 25.575 tn r/c/h, cuando en 2008 se ubicaban en 3.638 tn r/c/h.

En cuanto al sector avícola, tanto la producción como su consumo en el mercado interno tuvieron un marcado crecimiento.

La producción de carne de pollo aumentó un 56% al pasar de 1,4 a 2,2 millones de toneladas, mientras que el consumo por habitante por año lo hizo en 37% al incrementarse de 31,5 kilos a 43,3 kilos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí