Según publicó Fundecitrus el 11 de mayo, la cosecha de naranjas 2020-2021 para el cinturón citrícola de Minas Gerais en el oeste y suroeste se estima en 287,76 millones de cajas. Dichos resultados son un 25,6% inferiores que en la cosecha anterior, de 386,79 millones de cajas, y un 12,5% por debajo del tamaño promedio de la cosecha de los últimos 10 años. Se espera que se produzcan aproximadamente 20,56 millones de cajas en el Triángulo Minero.

El rendimiento esperado se estima en 790 cajas por hectárea, en comparación con las 1.045 cajas por hectárea de la cosecha anterior.

“Es un cultivo pequeño, considerando el potencial productivo de las fincas, pero se debe al ciclo de producción bienal de los naranjos”, explica el director general de Fundecitrus, Juliano Ayres. “Como la cosecha anterior fue grande, las reservas de nutrientes este año son menores. Además, las condiciones meteorológicas fueron difíciles durante el desarrollo de la fruta”, afirma.

Influencia del tiempo y las floraciones tardías
La merma de cosecha se debe a un número reducido de frutas por árbol en comparación con el cultivo anterior. La gran producción en la temporada pasada aumentó el consumo de reservas de nutrientes en las plantas, que escasearon y desencadenaron el fenómeno conocido como alternancia. Además, el tiempo también fue negativo: las altas temperaturas en septiembre y octubre de 2019 afectaron al desarrollo de la fruta.

También se observaron condiciones meteorológicas adversas en marzo y abril de 2020, que afectaron a la fruta en una etapa más avanzada de desarrollo. Según los datos de Somar Meteorologia, el volumen de lluvia acumulado en ese período ni siquiera fue la mitad del promedio histórico (1981-2010), lo que restringió el desarrollo de la fruta.

El tiempo seco de marzo y abril de 2020 afectó al desarrollo de las frutas, que se prevén pequeñas. Se espera que las naranjas pesen 159 gramos.

Alternancia en la producción
El rendimiento por sector en esta temporada de cosecha, en comparación con el año pasado, muestra variaciones significativas entre las zonas. El sector Noroeste, que abarca las zonas de Votuporanga y São José do Rio Preto, ocupa el primer lugar en la caída del rendimiento. Las 492 cajas por hectárea que se espera producir en esas zonas representan una caída del 46,7% en relación con la cosecha 2019-2020. Luego viene el sector Norte (las zonas de Triángulo Minero, Bebedouro y Altinópolis), con un rendimiento esperado de 686 cajas por hectárea (-35,9%); después, el sector Central (zonas de Matão, Duartina y Brotas), con 721 cajas esperadas por hectárea (-30,1%); el sector Sur (zonas de Porto Ferreira y Limeira), con 781 cajas esperadas por hectárea (-16,5%), y el suroeste (zonas de Avaré e Itapetininga), donde se cosecharán 1.185 cajas por hectárea (-2,7%).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí