La Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas vivas (FEPEX) ha manifestado que el proyecto de Reglamento Delegado presentado por la Comisión Europea de apoyo al sector de frutas y hortalizas es insuficiente y no da respuesta a las necesidades reales que ha provocado la COVID-19 en esa actividad.

En el proyecto de Reglamento, la Comisión reconoce que en “todos los Estados miembros se han encontrado dificultades excepcionales para planificar, gestionar y ejecutar los programas operativos de las organizaciones de productores y asociaciones de organizaciones de productores reconocidas en el sector de las frutas y hortalizas”.

Reconoce asimismo que las organizaciones de productores también son vulnerables a la perturbación y al trastorno provocados por la pandemia de COVID-19 y están sufriendo dificultades financieras y problemas de liquidez causados por una interrupción de las cadenas de suministro y el cierre de determinadas salidas comerciales, en particular en el nivel mayorista y en el sector de la hostelería.

En este contexto, en el que la Comisión reconoce los problemas existentes, según FEPEX las medidas propuestas no aportan una mayor flexibilidad a las organizaciones de productores para abordar los problemas generados por la pandemia.

Se permite a los Estados miembros modificar la estrategia nacional y suprimir los porcentajes máximos del fondo operativo que pueden dedicarse a las diferentes medidas. Pero esta flexibilización de los programas operativos no permite incluir los gastos extraordinarios generados por la pandemia ni determinados costes de producción necesarios para mantener la resiliencia de las explotaciones más afectadas por la pandemia.

La Comisión Europea no considera suficientemente que estos costes sean asumidos directamente por las organizaciones de productores de frutas y hortalizas y que en el caso de flexibilizar los programas operativos para su inclusión serían financiados en un 50% por las mismas, sin incurrir en un incremento del presupuesto asignado, lo que implicaría finalmente un nivel de ayuda muy inferior al que se está otorgando a otros sectores.

Por ello, FEPEX considera prioritario que la flexibilización de los programas operativos permita incluir los costes extraordinarios derivados de la pandemia y determinados costes de producción, adecuando estos programas a la nueva situación para que contribuyan con eficacia a superar la crisis generada por el coronavirus.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí