Con el fin de que sus cultivos no se pierdan durante la emergencia sanitaria, varios agricultores se organizaron y desde hace dos meses empezaron con una feria en la entrada del barrio La Clementina de Pelileo.

Su fin es expender directamente al consumidor, pues así se abaratan los costos.

Productores

Edgar Toapanta, uno de los productores participantes de la feria, resaltó que La Clementina es una comunidad altamente productiva, por lo que se organizaron adoptando medidas de seguridad para evitar contagios.

“En la entrada se encuentran dos personas desinfectando los carros y a la gente que ingresa a este lugar, pese a estar en la calle nos cuidamos y velamos por nuestros clientes”, agregó Toapanta.

El productor indicó que la feria se desarrolla de lunes a viernes de 04:00 a 14:00 y se piensa extender al fin de semana.

Entre los productos que se comercializan y son netamente de la zona están: el aguacate, la guayaba, la mandarina, el tomate de árbol y los babacos.

“Aproximadamente 70 productores formamos parte de este sector, quienes estamos activados y seguimos las normas de bioseguridad, como es el uso de mascarilla y portamos gel y alcohol para desinfectar las cosas”, agregó Toapanta.

El agricultor también dijo que al principio el Municipio de Pelileo solo les permitió que se haga la feria tres días a la semana, pero por la producción de varias frutas y por el temor que estas se dañen se extendió el plazo.

Mariela Guato, residente y productora de La Clementina, dijo que su temor en esta pandemia era perder sus cultivos como la guayaba, tomate, aguacate, limones y varias verduras, por lo que se unió a la propuesta de comercializar a lo largo de la vía.

“Ventajosamente estas ventas nos mantienen activos económicamente y así podemos solventar los gastos en casa y comprar medicinas u otros insumos que necesitamos”, finalizó la productora.

Consumidores

Para María Soria comprar los productos directamente de los agricultores significa un ahorro para su bolsillo, pues en La Clementina un babaco se compra en 50 centavos, mientras que en el mercado este se vende a 75 centavos y a veces a un dólar.

“Yo vivo en Patate, pero antes de llegar a casa le pido a mi hijo que me permita realizar algunas compras en este sitio”, agregó Soria.

Armando Ganán, habitante también de Patate, felicitó la labor de los agricultores, “en esta feria no existe la aglomeración y eso es importante, porque permite que no se den más contagios, esperamos que el Municipio de Pelileo construya o acople un lugar para un mercado que sería beneficioso para Pelileo, Patate y Píllaro que están cerca”, argumentó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí