El pasado 2 de junio, The Business Year fue el anfitrión de un evento titulado «La capacidad de Ecuador para reforzar la seguridad alimentaria mundial», compuesto por dos mesas redondas virtuales para debatir sobre el papel de Ecuador en el fortalecimiento de la seguridad alimentaria en el mundo. Entre los intervinientes de la primera mesa redonda se encontraba Vicente Andrés Wong, director comercial de Reybanpac, quien habló sobre la posición del sector bananero en Ecuador y de cómo se trabaja para adecuarse a la marca nacional de Ecuador: Premium & Sustainable.

Desafíos de la pandemia para el sector bananero ecuatoriano
Durante la pandemia, uno de los desafíos ha sido mantener los estándares premium del producto y a la vez garantizar un suministro constante. Para Reybanpac, como para muchas otras compañías, la prioridad principal es la seguridad y la salud de los trabajadores. «Como empresa y como sector debemos garantizar la seguridad y la salud de nuestros trabajadores por encima de todo. En secundo lugar, tenemos la responsabilidad de mantener los puestos de trabajo; para ello, debíamos encontrar el equilibrio adecuado de medidas operativas para mantener activo el negocio y evitar la propagación del virus», explica Wong.

«El principal obstáculo que nos encontramos fue el absentismo del personal en todos los eslabones de la cadena de suministro: en los patios de contenedores, las terminales portuarias e incluso en los proveedores de material de embalaje. Por tanto, el gran reto ha sido acceder a los insumos, empacar el producto y confeccionarlo a tiempo para garantizar la exportación. Puedo afirmar que el Gobierno y las autoridades de Ecuador han trabajado duro para ayudar a facilitar estos procesos y, simultáneamente, garantizar que todo el mundo cumpliera a rajatabla con la inocuidad alimentaria y la bioseguridad», añade.

A causa de las precauciones extra que se toman constantemente en el sector bananero para evitar la propagación de la R4T, la mayoría de las empresas no han tenido mucho problema para adoptar las nuevas precauciones para evitar la propagación del coronavirus. «Como sector, hemos trabajado para poner en marcha medidas de bioseguridad en todas las estaciones de empacado, lo cual nos ha ayudado a estar preparados durante la pandemia y ha hecho que nos fuera más fácil adaptarnos a las nuevas medidas, en especial en las fincas», dice Wong.

El mayor desafío que el sector enfrentará en el medio plazo, en opinión de Wong, es el acceso a las líneas de crédito. «El sector bananero de Ecuador produce alrededor de 1.800 a 2.000 cajas de bananos por hectárea al año. Pero tenemos el potencial de aumentar la cifra a 3.000 cajas como mínimo. Esto solo es posible haciendo inversiones constantes: en sistemas de riego, programas de fertilización, drenaje, etcétera. Yo pronostico que esto será difícil en los próximos tiempos por esta crisis actual».

El foco en la sustentabilidad
En la marca de país de Ecuador, Premium & Sustainable, el foco en la sustentabilidad social y ambiental es muy importante. Uno de los temas que se debate es el de garantizar un salario digno a los trabajadores del sector. «Este tema ha cobrado importancia en los últimos años, pero Ecuador tiene una cláusula en el Código del Trabajo por los salarios dignos desde 2010. La FAO ha estado trabajando con los países productores de banano para comprar sus salarios mínimos con el salario digno y hacer ajustes donde fuera necesario. pero gracias a nuestra cláusula de salario digno de nuestro código del trabajo, Ecuador ya lo cumple», indica Wong.

Uno de los retos que plantea cumplir con los objetivos de sustentabilidad es la aplicación de las normas. «Ecuador tiene casi 7.000 productores de banano, por lo que puede ser muy complicado aumentar la cantidad de tierras certificadas. El Gobierno ha estado trabajando en la creación de una certificación de mejores prácticas agrícolas estandarizadas para ayudar a facilitar este proceso. Nosotros también hemos estado trabajando mucho con agricultura de precisión para incrementar nuestro rendimiento y reducir el uso de agua y productos químicos», continúa.

Uno de los aspectos más importantes de la sustentabilidad es que los mercados se ajusten al resto del sector, enfatiza Wong. «Todos estamos haciendo muchos esfuerzos en sustentabilidad –social, económica y medioambientalmente–, pero conlleva costes. Todo el mercado y todos sus participantes deben trabajar unidos para ayudar a aumentar la sustentabilidad del sector. Como país, tenemos un compromiso total con la sustentabilidad, pero los consumidores deben comprometerse totalmente también y ayudar a llevar la carga del aumento de los costes del producto final».

Espacio para la expansión
Si bien los bananos son una de las frutas más consumidas del mundo, según Wong hay mucho espacio para la expansión en el mercado mundial. «Si nos fijamos en Alemania, por ejemplo, un mercado muy afianzado para los bananos, el consumo per cápita ronda los 17 kilogramos anuales. En Turquía, por otro lado, esta cifra es mucho menor, unos 4-5 kilogramos. Por tanto, hay mucho potencial para seguir incrementando la penetración de nuestro producto en muchos mercados. Por eso la inversión continua en productividad y diversificación de mercados son elementos claves para el éxito», finaliza Wong.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí