Foto internet

La mayor confederación agroindustrial italiana Coldiretti valoró hoy en millones de euros las pérdidas en el campo por la excepcional granizada ocurrida la víspera desde Lombardía hasta Véneto e incluso Apulia.

La supervisión de Coldiretti tras la ola de mal tiempo ‘con granizos tan grandes como nueces’ reporta daños en invernaderos, huertos y describe que un manto de hielo cubrió los cultivos de verduras, prados y pastos.

El ente agrícola destaca desde su página web que en pocos minutos la furia del clima provocó daños a uno de cada tres cultivos de frutas a lo largo de la península.

En Lombardía, detalla, en la provincia de Bérgamo, ya de por entre las más castigada por la epidemia de Covid-19, la tormenta de hielo golpeó con fuerza en el valle de Seriana, entre Nembro, Gazzaniga, Albino y Alzano Lombardo y el valle de Imagna.

La intensa granizada arrasó con las cosechas de heno y destruyó hasta el 90 por ciento de las frutas en los árboles, desde duraznos hasta albaricoques, peras y cerezas, calcula Coldiretti en su monitoreo.

Narra, además, que en la lombarda Lecco los ‘granizos, tan grandes como pelotas de tenis, destruyeron invernaderos, cultivos de vegetales y pequeñas frutas’.

En Véneto, en la provincia de Belluno, los daños en vegetales, viñedos y campos cultivados con maíz, cebada y soja ocurrieron sobre todo en los municipios de Sedico, Santa Giustina, Cesio, Pedavena.

De igual modo en Apulia, Coldiretti, aprecia considerables afectaciones en el cultivo de cerezas, región donde se concentra el 40 por ciento de la cosecha nacional.

Coldiretti reiteró que Italia se enfrenta a los efectos evidentes del cambio climático, con mayor frecuencia de eventos violentos violentas, retrasos estacionales, precipitaciones cortas e intensas; rápida transición del sol al mal tiempo, con cambios significativos de temperatura.

La organización calcula en más de 14 mil millones de euros en 10 años, las pérdidas de producción agrícola nacional y daños a estructuras e infraestructuras en el campo.

El riesgo más inmediato es una menor disponibilidad de fruta nacional, lo cual provoca un marcado aumento en las importaciones del extranjero que se hace pasar como producida en Italia, apunta.

Italia es el primer productor de la Unión Europea de manzanas y peras frescas, desde cerezas hasta uvas de mesa, desde kiwis hasta avellanas y castañas; además, es el segundo mayor productor de duraznos, nectarinas, melones, limones, naranjas, clementinas, fresas (cultivado invernadero), almendras y castañas en la Unión Europea.

Pero, además, los menores niveles de producción redundarán también en un alza de los precios al consumidor, vaticina Coldiretti y recuerda que en mayo hubo un incremento del 7,8 por ciento, calculado por el Instituto Nacional de Estadísticas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí